EEUU: Ordenan admitir mujeres en puestos de combate

WASHINGTON (AP) — El secretario de Defensa estadounidense Ash Carter ordenó a las fuerzas armadas admitir mujeres en puestos de combate y rechazó el pedido de los Marines de excluirlas de algunos puestos en la primera línea de fuego.

“Somos una fuerza conjunta”, dijo Carter, y añadió que si bien la medida presenta algunos retos, las fuerzas armadas no pueden darse el lujo de excluir a la mitad de la población de los puestos militares más arduos. Dijo que cualquier hombre o mujer que cumpla las condiciones debe poder combatir, y dio a las fuerzas armadas 30 días para presentar sus planes para poner en práctica el histórico cambio.

La orden de Carter permite a las mujeres acceder al 10% de los puestos militares de los que estaban excluidas, incluso en unidades especiales como las Delta del ejército y las SEAL de la armada.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, general Joseph Dunford, ex comandante de los Marines, había sostenido que esta fuerza debería poder excluir a las mujeres de ciertos puestos de combate en la primera línea de fuego porque algunos estudios revelan que las unidades mixtas son menos eficientes que las exclusivamente masculinas.

Carter dijo que sus conclusiones son diferentes, pero que la integración de las mujeres en los puestos de combate se realizará de manera planificada y metódica, teniendo en cuenta los intereses de los Marines.

Dunford no asistió a la conferencia de prensa en la que se anunció la medida, y al preguntársele sobre su ausencia, Carter dijo que discutió su decisión con el jefe del estado mayor varias veces. En un comunicado, Dunford dijo que brindó su opinión más considerada, y ahora se concentrará en “conducir la plena integración de las mujeres de manera tal que mantenga nuestra capacidad de librar la guerra, garantice la salud y el bienestar de nuestra gente y optimice el mejor empleo del talento en las fuerzas conjuntas”.

Carter dijo que hombres y mujeres tienen distintas destrezas físicas, pero se deben asignar tareas y trabajos sobre la base de la capacidad más que del género. La igualdad de oportunidades no significará la igualdad de participación en ciertas tareas especializadas, dijo. Pero añadió que la eficiencia en el combate sigue siendo el objetivo principal y que no habrá cuotas para las mujeres en ningún puesto.