Mexicanos en Bruselas encaran con tranquilidad el estado de alerta

Por Márcia Bizzotto. Corresponsal

Bruselas, 26 Nov (Notimex).- La alerta máxima decretada hace seis días en Bruselas ante el riesgo inminente de un atentado terrorista, cambió poco la rutina de los mexicanos que residen en la capital belga.

“Es un poco molesto por los disturbios en los transportes públicos, pero no me ha entrado miedo. Sigo haciendo todo igual”, contó Elizabeth Gimenez, empleada en MexiGo, una tienda de productos mexicanos situada cerca de la embajada de México en esta ciudad.

El local continúa funcionando con normalidad y los clientes siguen llegando, añadió Gimenez en entrevista con Notimex.

Selene Ruiz, quien tiene un puesto de tacos itinerante, se ha quedado sin trabajo estos días, ya que los mercados callejeros en los que participa se han cancelado por la amenaza terrorista.

“Hemos perdido mucho desde el fin de semana pasado, pero para el negocio uno piensa en los clientes, en su seguridad, y la gente no se siente tranquila”, explicó.

Sin embargo, la vendedora de tacos no ha dejado de salir a las calles de la capital y asegura que no se siente amenazada.

El domingo, segundo día del estado de máxima alerta, Selene llevó a su madre, quien está de visita, a un restaurante marroquí en el barrio de Molenbeek, de donde son originarios varios de los implicados en los atentados del 13 de noviembre en París que causaron 130 muertos y más de 300 heridos.

Uno de ellos, Salah Abdeslam, es actualmente el hombre más buscado de Bélgica por sospechas de que tiene listo un proyecto de atentado contra el país.

Todos los mexicanos entrevistados por Notimex coinciden en la impresión de que la vida en Bélgica sigue siendo segura, pese la amenaza terrorista.

“Me asusta más que esas noticias (del estado de sitio en Bruselas) están acaparando toda la atención en México, preocupando a mi familia y haciendo olvidar cosas más importantes que pasan allá”, dijo Ana Valenzuela, doctora en biología que hace seis años cambió Guadalajara por Bruselas. “Siempre me ha parecido muy seguro aquí”.

Madre de un niño de seis años, Valenzuela afirma que no ha dejado de llevarlo al parque en esta semana en particular.

Tampoco dudó en dejar el hijo en la escuela el miércoles y jueves, cuando los establecimientos retomaron actividades bajo seguridad reforzada, luego de dos días de cierre por precaución.

“Han puesto a dos empleados para cuidar la puerta y tenemos que timbrar para entrar, lo que no había antes. Me da un poco de preocupación por el niño, pero estoy a cinco minutos de la escuela, estoy pendiente y en contacto con otras mamás”, comentó.

Eso sí, los mexicanos no dejan de seguir las orientaciones del gobierno belga, de las que hizo eco la embajada de México en Bruselas en sus páginas web y de Facebook.

Se aconsejó evitar aglomeraciones, centros comerciales y el uso de transportes públicos.

La misión diplomática mantiene su funcionamiento habitual y ha puesto a disposición el número telefónico 0475-23-95-87 (marcando desde México 00-32-475-23-95-87) para aclarar dudas.

También recomendó a los cerca de mil 400 ciudadanos mexicanos que residen en la capital belga portar “en todo momento” copia de su pasaporte o identificación personal.

Bruselas permanecerá en alerta máxima hasta por lo menos el 30 de noviembre, cuando se efectuará una nueva evaluación de la situación.

El sábado pasado, tras decretarse la alerta máxima, las autoridades belgas anunciaron el cierre del metro durante cuatro días (de sábado a martes), transporte que empezó a reabrir parcialmente este miércoles, así como el cierre durante el lunes y martes de guarderías, escuelas y universidades en Bruselas.

La alerta máxima fue decretada en la capital belga luego de confirmarse que algunos de los autores de los ataques del 13 de noviembre en París vivían en algunos barrios de Bélgica y al menos uno, Salah Abdeslam, se fugó y se presume estaría preparando más ataques.

NTX/I/MCB/BGG/PARIS15

You might also like