Gustavo Arribas, íntimo de Macri, a cargo de inteligencia

BUENOS AIRES (AP) — El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, designó a su íntimo colaborador del mundo del fútbol Gustavo Arribas como futuro titular de los servicios de inteligencia, cuestionados por sus prácticas turbias e irregulares.

La designación al frente de la Agencia Federal de Inteligencia de Arribas, un escribano que acompañó a Macri durante su gestión como titular del Club Atlético Boca Juniors (1995-2007), fue informada el jueves por el equipo de prensa de Cambiemos, el frente liderado por el dirigente político conservador que el 10 de diciembre sucederá a la presidenta Cristina Fernández.

Arribas, del cual no se conoce experiencia en el ámbito de la inteligencia, ha sido a su vez representante de jugadores. Reemplazará en el cargo a Oscar Parrilli.

El presidente electo había señalado la víspera durante la presentación de su gabinete ante la prensa que para ese puesto sensible pensaba poner a alguien de su mayor confianza.

La Agencia Federal de Inteligencia nació este año a raíz de la renovación de los servicios secretos argentinos, que tradicionalmente han sido utilizados por el poder político de turno para espiar a periodistas, opositores y jueces.

Fue una iniciativa de Fernández tomada varias semanas después de la misteriosa muerte en enero del fiscal Alberto Nisman, que permanece irresuelta.

La reforma fue resistida por la oposición por considerar que no resolverá las falencias del sistema de inteligencia que quedaron al descubierto con el caso de Nisman, quien fue hallado muerto el 18 de enero cuatro días después de acusar a Fernández de haber encabezado un plan para encubrir a los iraníes acusados del atentado contra un centro judío de Buenos Aires en 1994, denuncia que ha sido desechada por distintas instancias judiciales.

Su muerte puso en evidencia la guerra interna en los servicios secretos a favor y en contra del gobierno.

Fernández dijo varios días después del fallecimiento de Nisman que el ex prominente agente de inteligencia Antonio Stiuso había suministrado datos falsos al fiscal para fundamentar su denuncia contra ella y sugirió que ese espía estuvo detrás de la muerte del investigador que, según sostuvo, buscó desestabilizar a su gobierno.

El gobierno ha denunciado en los últimos meses a Stiuso por contrabando, lavado de dinero, ocultamiento de pesquisas y enriquecimiento ilícito. Ninguna de las denuncias ha derivado por ahora en un pedido de indagatoria por parte de la justicia al ex espía, cuyo paradero se desconoce.