Esclavitud moderna forma parte integral de economía global: ONU

Naciones Unidas, 2 Dic (Notimex).- Las millones de personas atrapadas en alguna de las formas de la esclavitud moderna son parten integral de la economía global y su labor es detectable en un sinfín de productos de uso cotidiano, apuntó hoy informe de Naciones Unidas.

El reporte de la Universidad de la ONU, dependiente de la Asamblea General, afirmó que las formas de la esclavitud moderna son “un tragedia y un crimen”, pero que están lejos de ser sólo “una empresa criminal subterránea”.

Titulado “Liberando el desarrollo: por qué necesitamos de una alianza global para terminar con la esclavitud moderna”, el documento destacó que este flagelo “está urdido en el tejido de la economía global” y que los productos, en cuya fabricación participaron esclavos, se encuentran en todas partes.

De acuerdo con el reporte, hay labor esclava en los teléfonos celulares, cuyos procesadores son fabricados con materiales extraídos por niños forzados a trabajar en peligrosas minas; o en los productos de belleza con aceite de palma, cosechadas por trabajo infantil ilegal.

Reveló que buena parte del pescado proveniente del sur de Asia, del arroz, de los chocolates, de la ropa de algodón, del acero de los edificios y de la pintura de los autos, por citar sólo algunos ejemplos, son muy a menudo producidos por personas forzadas a trabajar.

“La esclavitud moderna existe en la industria del sexo de Bangkok a Berlín, está colocando las bases de muchos de los estadios que se construyen hoy en día para los mega eventos deportivos de mañana, y es el apoyo de hogares en muchos países en todo el mundo”, asentó.

El documento insistió que la esclavitud se encuentra en todos los países del mundo. “La evidencia sugiere que, ahora, hay esclavos trabajando en la industria británica y en los campos estadunidenses”.

Coordinado por James Cockayne, el documento puntualizó que la esclavitud sucede cuando “los más vulnerables, marginados y en mayor desigualdad deben regatear por trabajo, crédito o protección”.

Asimismo, la esclavitud sucede porque los “consumidores no están conscientes de los verdaderos costos humanos de los bienes de los que se benefician” y cuando las distintas formas de este flagelo son sólo concebidas como “fenómenos de culturas tradicionales”.

De acuerdo con la Organización Mundial de Trabajo (OIT), existen entre 20.9 millones y 35.8 millones de personas atrapados en alguna forma de esclavitud, que incluye el trabajo forzado y el tráfico humano, de los que 5.5 millones son niños.

El informe sugirió que los esfuerzos de la comunidad internacional para terminar con este flagelo “carecen de un claro liderazgo político y a menudo fallan en abordar la esclavitud en las cadenas de abasto”.

El documento concluyó que pese a que la esclavitud puede ser beneficiosa para algunos en el corto plazo, representa un freno al desarrollo de largo plazo para las sociedades en su conjunto.

“La evidencia muestra que la esclavitud no sólo cuesta a los esclavos, sino también cuesta a los que están a su alrededor al presionar los salarios y la productividad a la baja, reducir ingresos fiscales, crear cargas al sistema público de salud y exacerbar la destrucción ambiental”, aseguró Cockayne.

You might also like