5 razones por las que una mujer abandona un matrimonio

Divorcio

De acuerdo con datos del National Center for Health Statistics (Centro Nacional de Estadísticas de Salud), cuando termina un matrimonio, dos tercios de las veces la mujer es la que presenta la demanda de divorcio.

Cuando un hombre decide devorciarse, regularmente tiene su origen en la falta de intimidad o porque ha encontrado a otra mujer, por el contrario cuando una mujer abandona un matrimonio las causas suelen ser totalmente distintas. Aquí te mencionamos 5 razones que llevan a una mujer a abandonar un matrimonio.
1. Falta de conexión emocional
Sabemos que mientras para un hombre la cercanía con su pareja se mide en gran medida en función de la intimidad que tienen, las mujeres suelen estar más conectadas con sus parejas, a través de la conexión emocional e incluso el deseo sexual surge a partir de ésta. Por lo que cuando una mujer decide ser infiel, regularmente es porque ya no siente esa conexión emocional con su esposo.
2. Diferencia en el manejo de las finanzas
Algunos pensarían que la falta de dinero podría llevar a una mujer a abandonar un matrimonio. Sin embargo, los divorcios se vuelven más probables cuando existen diferencias con su pareja, en el manejo de las finanzas. Una esposa puede creer en la importancia de ahorrar, evitar deudas y realizar inversiones sabias; su marido quizás desea tomar más riesgos con el dinero y gastarlo más libremente. El punto es que los cónyuges a menudo no ven el dinero en la misma forma. Es importante hablar abiertamente acerca de las finanzas y llegar a un consenso sobre la mejor manera de administrarlas.
3. Un hombre que no ve a su familia como una prioridad
En ocasiones los hombres trabajan en exceso, con el objetivo de brindarle a su familia todo lo que necesite, queriendo cumplir con el rol social de proveedor. Sin embargo, en lugar de que eso sea benéfico para un matrimonio, puede llegar a ser dañino, tanto, que puede acabar con un matrimonio, si la esposa considera que su pareja no pasa el tiempo suficiente con la familia.
4. Incapacidad de resolver conflictos
Dos personas no pueden estar de acuerdo todo el tiempo, pero en un matrimonio es fundamental llegar a acuerdos y aprender a resolver las diferencias y conflictos que se puedan presentar. Por lo que es muy importante reconocer y adaptarse a las diferencias en lugar de tratar de evitarlas. Alejarse, negarse a tratar las diferencias o evitar la comunicación nunca resolverá nada.
De acuerdo con un estudio de la Universidad de Michigan, “un patrón particularmente tóxico es cuando solo un cónyuge se ocupa constructivamente de discutir una situación con calma, escuchar el punto de vista del pareja o trata de averiguar lo que su pareja está sintiendo, mientras el otro cónyuge se aísla”. La mejor manera de resolver los conflictos es mantener la calma, escuchar al otro y buscar una solución.
5. Controlar o comportamiento abusivo
En cualquier matrimonio, además de ser un “nosotros”, es necesario que haya un “yo” y un “tú”. Los matrimonios funcionan mejor cuando dos personas separadas con diferentes intereses se unen y encuentran puntos en común. El amor no es igual control sobre el cónyuge. Por ejemplo, a muchas mujeres les gusta estar rodeadas de familiares y amigos, y le será difícil si se sienten que están siendo aisladas. Y, por supuesto, está demás decir que el abuso físico o emocional nunca, nunca es aceptable.
_taboola.push({mode:'thumbnails-a', container:'taboola-below-article', placement:'below-article', target_type: 'mix'}); window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({mode:'thumbnails-a', container:'taboola-below-article-second', placement:'below-article-2nd', target_type: 'mix'});
También podría gustarte