‘Discúlpame, Diosito’ dijo Julio César Chávez al drogarse en el baño del Papa

Julio César Chávez, uno de los boxeadores más famosos y con gran trayectoria deportiva en México, está en medio de la polémica, luego de que se revelará lo que le ocurrió en uno de los baños del Vaticano.

Para entrar en contexto, la carrera de Julio César Chávez, durante los años 90 fue una de las más prometedoras, sin embargo, no volvió a ser la misma desde la derrota ante Frankie Randall en 1994.

Luego de esto, Césa Chávez,  sumó tres triunfos seguidos un año más tarde y después tomó un descanso para vacacionar por Europa, donde inhaló cocaína en el baño del Vaticano.

Cuando el boxeador decidió hacer un viaje por Europa y al estar en la capital italiana, Julio César Chávez pidió a la comitiva que le acompañaba conocer al entonces Papa, Juan Pablo II, en una reunión privada.

Cuando Chávez visitó el Vaticano para charlar con Juan Pablo II, el pugilista solicitó al Papa que le mostrara su habitación, y una vez dentro, pidió permiso para pasar al baño, y fue ahí donde, según relata la biografía “Julio César Chávez: La verdadera historia”, realizada por su hermano Rodolfo, el boxeador aprovechó para inhalar cocaína.

“Me encantan tus peleas, eres un digno representante de tu deporte y tu país”, continuó. “¿En serio? Oiga, está bien bonito todo aquí. ¿Puedo ver su recámara?”, respondió el sinaloense, antes de inhalar la sustancia en el baño personal del líder católico.

“Discúlpame, Diosito”, dijo Chávez entre dientes antes de entrar. “Perdóname”.

“Mi hermano sacó de su pantalón un papel que envolvía cocaína, la distribuyó sobre el mármol para después inhalarla, dejando completamente limpia el área del lavamanos. Julio jaló la palanca del excusado para que pensaran que entró al baño por otra cosa”, relató Rodolfo, hermano del boxeador.

 

You might also like