Hace 60 años Laika viajó al espacio pero jamás regresó

Laika voló alrededor de la Tierra nueve veces.

El 3 de noviembre de 1957, la perra Laika, despegó en un un viaje sin retorno, fue el primer ser vivo enviado al espacio. Las cosas no salieron exactamente según lo planeado solo pudo sobrevivir unas horas. Laika voló alrededor de la Tierra nueve veces.

Laika era una perra callejera encontrada en las calles de Moscú, tenía tres años y pesaba seis kilogramos, se convirtió en la primera ‘cosmonauta’ en volar alrededor de la Tierra.

La bióloga rusa de 90 años de edad, Adilia Kotóvskaya, comentó que fue elegida la hembra porque no tenía que levantar la pata para orinar, lo que implicaba que no necesitaba mucho espacio en la nave.

“Le pedí que nos perdonara y lloré al acariciarla por última vez, sus nueve vueltas alrededor de la Tierra convirtieron a Laika en el primer cosmonauta del planeta, sacrificado en nombre del éxito de las futuras misiones espaciales”.

El nombre de Laika deriva de la palabra rusa para “ladrar”. Fue elegida entre cinco o seis candidatas por su naturaleza ingeniosa pero dócil y su expresión ligeramente burlona.

Recuerda que previamente se habían enviado otros perros a altitudes suborbitales por espacio de unos minutos “para verificar que era posible vivir en un ambiente sin gravedad“.

Laika estaba alojada en una cápsula del tamaño de una lavadora de ropa, provista de comida y agua, pero murió durante el vuelo, se estima que entre 5 y 7 horas después del lanzamiento. Las causas de su muerte fueron por estrés y sobrecalentamiento, aunque se suponía que debía vivir alrededor de una semana.
A pesar del hecho de que Laika no lograra salir con vida, el experimento confirmó que una criatura podía sobrevivir al lanzamiento orbital y a la ingravidez. Posteriormente, los primeros animales, que pudieron regresar con vida de este tipo de vuelos fueron las perras Belka y Strelka.