El algoritmo del amor para elegir al indicado. ¡Toma eso, Cupido!

Tu física y tu química lo son todo. La ciencia al servicio del amor, encuentra a tu alma gemela ¡ya!

Deja de besar sapos y elige al hombre correcto, tienes a la ciencia de tu lado. Encontrar el verdadero amor podría no ser cosa del destino. El algoritmo del amor es tu mejor aliado; ¡toma eso, Cupido!

La física, la matemática y la psicología ya se usan para mejorar la precisión de los buscadores de coincidencias. Eso de toparse con el amor verdadero podría no ser cosa del destino. Según la antropóloga Helen Fisher, es posible escoger a tu alma gemela con base en la biología de cada individuo.

La ciencia al servicio del onlie dating. Físicos como Aram Galstyan y Greg Ver Steeg, de la University of Southern California, están usando métodos de la física cuántica para mejorar los algoritmos de matchmaking (buscadores de coincidencias) que ejecutan los sitios de citas online más exitosos. Sí, el secreto mejor guardado de Tinder.

Estas disciplinas se unen a la biología y ¡voilà! Según Helen Fisher, el amor obedece a una serie de factores físicos y químicos, más que sentimentales.

El algoritmo del amor estudia las sustancias que produce el cerebro durante el enamoramiento, el sexo y las relaciones. 4 personalidades del amor, según las sustancias que más abundan en el cerebro:

  • Personalidad A, regidos por la dopamina. Son personas cambiantes, energéticas, impulsivas y positivas.
  • Personalidad B, con más serotonina. Suelen ser conservadoras, cautelosas, respetuosas y ordenadas.
  • Personalidad C, dominados por la testosterona. Es característica de los individuos simpáticos, analíticos, inflexibles, racionales y sexuales.
  • Personalidad D, con estrógeno elevado. Se trata de personas flexibles, altruistas, intuitivas y con habilidades verbales.

Y ahora, quién con quién. Las personas tipo A y D son compatibles con otros tipos, pero quienes poseen una personalidad B o C necesitan forzosamente encontrar a alguien del mismo tipo para que la relación funcione.

Y es que la gente confunde la atracción física fuerte con la compatibilidad, no más años perdidos, no más lágrimas malgastadas, no más regalos en la basura. Encuentra a tu alma gemela, ¡gracias, ciencia!

También podría gustarte