¿Cómo hacer una buena entrevista de trabajo?

Un hombre se presenta a una entrevista de trabajo

Seguro que te sorprende conocer que el 70% de lo que se valora en una  entrevista de trabajo no tiene por qué estar asociado a las habilidades o la experiencia del postulante, sino a su proyección carismática y percepción de su solidez como activo de un empresa.

Por esta razón, en ocasiones nos eliminan de procesos de selección sin saber realmente cuál ha sido la razón, pues nos sentimos preparados sobradamente para asumir la responsabilidad que se nos pide.

Como sabemos que siempre puede haber alguien que haga tu trabajo  mejor que tú o más rápido, tenemos que tener en cuenta varios detalles para que nuestra candidatura sea elegida entre las más aptas, si no la más.

Con estos consejos y recomendaciones te aseguramos que harás ascender meteóricamente tu perfil profesional en la próxima entrevista laboral a la que te enfrentes. ¿Te atreves a ponerlas en práctica?

  1. Infórmate extensamente de la compañía a la que quieres acceder, de esta manera podrás hablar con suficiente propiedad sobre los procesos que se dan en ella en la entrevista, dando la sensación de que tu entrevistador habla con un compañero más que con una persona ajena a la empresa.
  2. Reconduce la entrevista cuando tengas posibilidad, ya que es muy probable que el protocolo de análisis de las solicitudes deje escapar muchas de las aptitudes que a ti te sobran para desempeñar el trabajo.
  3. Ten claro cual es tu valor diferencial con el resto de candidaturas, de ésta manera comunicarás de manera segura por qué han de elegirte antes a ti que a otro.
  4. Identifica tus debilidades frente al resto de candidaturas, e intenta que no lleguen a la superficie durante la entrevista. En el caso de que esto pase, deberás tener preparado un ‘plan b’ y orientar la conversación hacia otro valor que contrarreste la citada vulnerabilidad.
  5. No hables en negativo, ni mal de tu anterior empresa. Si te preguntan por qué has decidido dejar de trabajar en tu anterior desempleo, nunca hables de problemas laborales, podrías parecer problemático. Lo que tienes que hacer es lo contrario: ensalzar los valores y el conocimiento que has aprendido durante tu trayectoria.
  6. Pregunta todo lo que puedas sobre tu nuevo lugar de trabajo. Un contrato laboral es un acuerdo entre dos partes, por lo que tienes que tener muy claro que el puesto al que quieres acceder es exactamente lo que imaginas.
  7. No apuestes todo a una carta. Preséntate al menos a dos o tres procesos de selección antes de enfrentarte al de ese puesto que tanto anhelas. De esta maneras adquirirás práctica y podrás emplear con soltura los consejos que te hemos dado.

También podría gustarte