Mueren 8 soldados libios en ataque suicida cerca de Bengasi

BENGASI, Libia (AP) — Ocho militares libios murieron en un ataque suicida en la ciudad oriental de Bengasi, según fuentes sanitarias y de seguridad en Libia, en un suceso que demuestra que el grupo Estado islámico aún puede atacar en el país norteafricano pese a sus recientes derrotas en el campo de batalla.

La explosión del domingo en la asediada zona de Ganfouda era un contraataque sobre las tropas que avanzan en la región. Ocho soldados resultaron heridos, según las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a informar a la prensa.

El grupo Estado Islámico reclamó la autoría del ataque en un comunicado difundido por internet y difundió imágenes de una explosión que había afectado a vehículos estacionados y edificios, indicando que un dron había tomado las fotos.

La ofensiva para recuperar el distrito se encuentra en “su última fase, y los líderes del grupo terrorista están sitiados en el interior”, afirmó el portavoz del Ejército Ahmed al-Mosmari.

Ganfouda es una de las dos últimas zonas controladas por extremistas en el este de Libia cercadas por tropas del Ejército a las órdenes del mariscal Khalifa Hifter.

El grupo EI perdió este mes el control de la ciudad de Sirte, su principal bastión en Libia, lo que en la práctica puso fin a cualquier aspiración de expandir a corto plazo su autoproclamado califato.

Sin embargo, esa victoria abrió la puerta a que varias facciones armadas puedan enfrentarse entre sí, en la lucha por controlar la gran riqueza petrolera de Libia, la única fuente importante de ingresos en el país.

El año pasado se alcanzó un acuerdo de paz mediado por Naciones Unidas para intentar establecer un gobierno de unidad que pusiera fin al caos que envuelve a Libia desde la caída y muerte del veterano líder autoritario Moamar Gadafi en una guerra civil en 2011. En cambio, Libia sigue dividida entre este y oeste, sin un gobierno real y ante crecientes temores de que estalle un nuevo conflicto por los campos petrolíferos.

Libia está dividida en dos gobiernos, con un Parlamento en el este que se ha negado a aceptar el gobierno auspiciado por Naciones Unidas en Trípoli. Hifter es partidario del último Parlamento electo del país, instalado en el este, y contrario a las milicias leales al gobierno en Trípoli.

También podría gustarte