Un grupo de restauradores trató de arreglar la máscara de Tutankamón y la dañó más

Un grupo de restauradores egipcios que se encontraban haciendo trabajos de limpieza a la máscara de Tutankamón accidentalmente le quebró la barba, la cual quisieron arreglar con pegamento barato y terminaron de hacerle más daño.

Esta tragedia para la arqueología se une a las recientes restauraciones que han estado llevando a cabo en la pirámide más antigua de Egipto, una compañía inexperta que está a punto de convertirla en escombros.

La máscara de Tutankamón fue descubierta en 1922 por un el arqueólogo Howard Carter, esta reliquia era parte del ajuar funerario del joven faraón Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón, quien había sido enterrado en el Valle de los Reyes.

Actualmente la máscara es exhibida en el Museo del Cairo, y es posiblemente la pieza de arte egipcio más conocida en el mundo.

De acuerdo a las informaciones brindadas por la agencia AP, la máscara apareció de la noche a la mañana con la barba pegada con epoxi, un pegamento de dos componentes muy fuertes, pero que no es el adecuado para reparar este tipo de piezas.

Según explican los conservadores, que se han negado a dar sus nombres por miedo a represalias profesionales, la barba se rompió pero, en lugar de llevar la pieza al laboratorio del museo para arreglarla adecuadamente, las autoridades del museo dieron la orden de arreglarla en el menor plazo posible para poder mantenerla en exhibición.

Pero el asunto no terminó ahí, ya que parte del epoxi manchó la superficie de la máscara durante la operación y uno de los empleados trató de removerlo con una espátula, lo que provocó aún más daños al objeto.

Las autoridades del Museo Egipcio no han respondido a preguntas sobre el incidente.

–insólitomáscaraTutankamón