Pulpitos tejidos que cambian la vida de los bebés prematuros

Foto babysitio

No viven debajo del mar sino en las áreas de Neonatología de varios hospitales del mundo. Seguramente ya has escuchado sobre los pulpitos tejidos para bebés prematuros, esos pequeños tentáculos que les cambian la vida.

Foto Internet

Pulpitos tejidos: nace un proyecto

 

Para finales del 2012 nació en Dinamarca, una bebé prematura de emergencia vía cesárea, debido a su estado de salud las enfermeras le recomendaron a los padres de la pequeña  proporcionarle un ambiente similar al útero.

 

El padre no dudó en escribirle a Josefine Hagen Solgaard una famosa bloguera y tejedora de Dinamarca y le detalló lo que necesitaba: “Las enfermeras nos han dicho que le convendría un pulpo de croché como peluche, porque ella todavía cree que está en el vientre de su madre y los tentáculos del pulpo le recordarían al cordón umbilical. Mi pregunta es si podría comprar sus pulpitos de croché en alguna parte o si sabe dónde comprar algo parecido”.

 

En ese momento Josefine decidió tejer un pulpo terapéutico y lo envió de manera desinteresada al hospital, después de ese le seguirían 168 que llegaron al área de Neonatología.

 

Fue así que nació The Danish Octo Project un movimiento en el que varias tejedoras de manera voluntaria surten a 17 hospitales de Dinamarca y Groenlandia desde 2013.

 

Se han entregado más de 22,000 pulpitos desde entonces y lo mejor de todo es que se que se está extendiendo a otros países y hospitales de todo el mundo.

 

Voluntarias de países como Suecia, Noruega, Islandia, las Islas Feroe, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Francia, Italia, Turquía, Croacia, Israel, Australia, Estados Unidos y algunos de Latinoamérica se han unido a esta campaña de colaboración.

 

Se ha comprobado que los bebés prematuros al  tocar los tentáculos se tranquilizan, mejoran su respiración y el oxígeno en sangre, además ayuda a que los pequeñitos no se quiten los cables por los movimiento involuntarios que tienen.

Foto babysitio

A través de los pulpitos los bebés prematuros logran en los primeros días de vida interactuar con los tentáculos, que logran emular las sensaciones del vientre materno.

También podría gustarte