Wixárikas conservan tradiciones que representan herencia de su pasado

Por Hugo Pescador Pacheco. Corresponsal

Guadalajara, 8 Ago (Notimex).- El pueblo wixárika ha conservado sus costumbres y tradiciones a lo largo del tiempo ya que representan para ellos la herencia viva de su pasado, resaltó el especialista Antonio Vázquez Romero.

En entrevista con Notimex el también director general de la Comisión Estatal Indígena (CEI) agregó que en la zona norte del estado de Jalisco radica dicha etnia en los municipios de Bolaños y Mezquitic.

Ellos, dijo, habitan en tres grandes comunidades: San Andrés Cohamiata, San Sebastián Teponahuaxtlán y Santa Catarina Cuexcomatitlán, “ahí tienen ellos tres comisariados de bienes comunales”.

“Cada una de estas comunidades indígenas tienen su propio comisariado de bienes comunales, pero también gobernadores tradicionales en San Sebastián Teponahuaxtlán, en Tuxpan, en San Andrés Cohamiata y en Santa Catarina Cuexcomatitlán”.

Vázquez Romero informó que arriba de 25 mil wixárikas habitan en los municipios de Bolaños y Mezquitic, en la sierra norte de Jalisco, y “principalmente se dedican a la agricultura y a la ganadería, pero también una gran parte se dedica a la venta de sus artesanías”.

Por otra parte, mencionó que las dependencias encargadas para la atención a estas comunidades son la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y la Comisión Estatal Indígena.

“Ésta última orienta y coordina programas y proyectos encaminados a un desarrollo integral para los pueblos indígenas de Jalisco”, precisó el funcionario.

No obstante que se trabaja para atender estas comunidades, reconoció que “todavía hay mucho por hacer en infraestructura social, en salud y en educación, entre otras cosas”.

También se les ayuda a través del programa de la Cruzada contra el Hambre y “hay inversión en infraestructura carretera y de caminos, ampliación de la electrificación, y por parte de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social se apoya a los jóvenes estudiantes con becas para nivel medio superior”.

Vázquez Romero refirió que en el municipio de Huejuquilla el Alto se construye un hospital “que será atendido por médicos alópatas y tradicionales, con la medicina alternativa, el cual tiene más de 90 por ciento de construcción”.

En su opinión, el pueblo wixárika se caracteriza por “su lengua, su forma de vestir y sus ceremonias con una cosmovisión profunda de percibir la vida y la naturaleza, ya que nuestra madre tierra nos protege, nos alimenta y nos cura”.

Destacó, además, su arte elaborado de chaquira, así como los cuadros de estambre y sus murales, “que se han hecho famosos, a través de los cuales dan conocer la vida de los pueblos indígenas”.

Precisó que su ropa es de manta con bordados de punto de cruz, “es muy común ver su vestimenta con motivos del peyote, con venados, aves; en ellos plasman la forma de cómo perciben su cercanía hacia la naturaleza”.

Muchos jóvenes wixárikas tienen estudios universitarios, gran parte de ellos están en el Centro Universitario del Norte (CUNorte), donde estudian contaduría y derecho, entre otras carreras, pero también ya hay enfermeros y enfermeras.

Destacó que en la zona norte de Jalisco “tenemos esta importante cultura wixárika, ellos aún visten con su indumentaria tradicional, tienen una lengua importante que es la wixárikas o también conocida como huichol”.

“Ellos mantienen fielmente ceremonias muy importantes, sus costumbres y tradiciones se han sostenido ya que para ellos es la herencia viva del pasado”, afirmó.

Expresó que en estas comunidades se requiere fortalecer más la educación “porque es la base fundamental del desarrollo, por lo que hacen falta otorgar más becas y mayor infraestructura, más escuelas”.

Los wixáricas hablan una lengua del grupo corachol que está cercanamente emparentada con el grupo nahua (aztecoide).

Además, han recibido influencias mesoamericanas, lo cual se refleja en el hecho de que el huichol tiene rasgos típicos del área lingüística mesoamericana.

La vestimenta tradicional varía de una región a otra y se caracteriza por su confección, especialmente del traje masculino, todos los diseños tienen un significado religioso importante.

La vestimenta de las mujeres consiste en una blusa corta en color rojo, naguas interiores y exteriores, con un manto floreado para cubrir la cabeza y collares de chaquira.

Los hombres usan pantalones de manta blanca y camisas del mismo material que tienen abierta la parte inferior de las mangas; las prendas están bordadas con elaborados diseños simétricos de algodón.

Los huicholes usan sombreros de palma con adornos de chaquira o bolas de estambre, una capa cuadrangular doblada a la mitad que se coloca sobre los hombros y, eventualmente, aretes y pulseras de chaquira.

Para amarrar los faldones de la camisa a la cintura se usan cintas de lana, cada hombre lleva consigo varios morrales pequeños; calzan huaraches, y los niños más grandes visten como sus padres, mientras los más pequeños andan semidesnudos.

Para sus fiestas, los huicholes acostumbran pintarse la cara con dibujos simbólicos, y en las ceremonias rituales los maraakates utilizan los muwieris, ‘palillos adornados con plumas’.

La religión va implícita a través de la vida del wixárika, forma parte de su identidad y está presente a lo largo de su accionar, de sus costumbres y en la cotidianeidad tanto individual como en lo comunitario.

Viene a ser un compromiso fundamental en su existencia, es parte de su cultura y de sus distintas formas de expresión.

La música y el baile entre esta comunidad tienen fuertes rasgos prehispánicos y forman parte del ritual con que se honra a la divinidad. Son poco variados y los pasos muy sencillos, llevan el ritmo con los pies.

También podría gustarte