Volkswagen considera cambio de estrategia a vehículos eléctricos

Berlín, 27 May (Notimex).- Volkswagen, el gigante automotriz alemán, estaría considerando cambiar de estrategia en el modelo de su negocio hacia los vehículos eléctricos, tras el escándalo de manipulación de automóviles de motor diesel, reportó hoy la prensa local.

Medios de prensa señalaron este viernes que el consorcio contempla la inversión de millones de euros en la construcción de una fábrica propia de baterías para autos eléctricos, que ubicaría en Salzgitter, a unos 50 kilómetros de Wolfsburg, ciudad donde se encuentra su sede.

Esta instalación tendría un costo de hasta 10 mil millones de euros (11.2 mil millones de dólares), según informó la agencia de noticias alemana DPA, citando a fuentes internas de la empresa.

El diario económico Handelsblatt señaló, por su parte, que desde la cúpula de Volkswagen se inclinan por contar con la fabricación propia de baterías, para ser así independientes de productores asiáticos.

No obstante, un portavoz del consorcio alemán omitió comentar las “especulaciones” que circulan sobre la empresa. “Hemos situado la movilidad eléctrica en el centro del grupo y acumulado una amplia experiencia”, señaló el vocero.

No en vano, el objetivo que se marcó Volkswagen es el de convertirse en 2018 en el líder del mercado de la movilidad eléctrica.

Los presidentes del Comité de Empresa de Daimler, Volkswagen y BMW insistieron en varias ocasiones en la importancia de contar con la fabricación de baterías eléctricas en Alemania, un negocio que abarcaría, sobre todo, la producción de células de baterías.

Las células se identifican como los elementos clave en el avance de los autos eléctricos, porque hasta el momento limitan la autonomía de los vehículos y hacen que estos sean más caros.

Es en este aspecto en el que Alemania se vería amenazada, porque de no contar con producción propia, sería enormemente dependiente de productores asiáticos, de acuerdo con los reportes de prensa.

La versión de la prensa inquieta a los representantes de trabajadores que temen la pérdida de empleos en fábricas en las que actualmente se hacen componentes que los vehículos eléctricos ya no van a necesitar.

También podría gustarte