Vivo el legado musical del compositor alemán Robert Schumann

México, 28 Jul (Notimex).- A 160 años de la muerte del reconocido compositor alemán Robert Schumann, sucedida el 29 de julio de 1856, su música sigue vigente en las principales salas de concierto del mundo, donde prestigiadas orquestas aún la ejecutan con éxito.

La Orquesta Sinfónica del Sodre, en Uruguay, dedicó todo un ciclo de conciertos, entre abril y junio, en cuyo marco se interpretaron sus cuatro sinfonías, el Concierto para Piano y un monumental oratorio (El Paraíso y la Peri).

En Chile; el Teatro Municipal de Santiago también recordó a Robert Schumann con un concierto a cargo de la Orquesta Filarmónica de Santiago.

Se contó con la participación especial de la pianista Mahani Teave, quien tocó los temas “Concierto para piano y orquesta en La menor op. 54”, informó el recinto en su página oficial.

A la celebración se le unió la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional del Paraguay (OSIC), la cual le dedicó el “Ciclo Oficial Internacional 2016, que se llevó a cabo en el Teatro Municipal “Ignacio A. Pane”, de Paraguay.

Robert Schumann nació el 8 de junio de 1810, en Alemania, compartió su infancia con cinco hermanos; su madre fue Johanna Christiane Schnabel (1767-1836) y su padre August Schumann (1773-1826), quien fue novelista.

De acuerdo con la página “schumann-portal.de”, Robert se acercó a la literatura y a la música gracias a su padre, razón por la cual estuvo altamente familiarizado con poetas y escritores reconocidos.

Su encuentro formal con la música ocurrió en la secundaria Zwickau, donde recibió instrucción musical y piano con Johann Gottfried Kuntzsch (1757-1855), profesor que lo ayudaría a crear diversas composiciones musicales, destaca el portal “buscabiografias.com”.

A los 14 años trabajó en un ensayo dónde habló acerca de la estética de música y colaboró con su padre en el libro “Retrato de hombres famosos”; compartió sus conocimientos en su aula de clases en donde leyó obras de poetas como Friedrich Schiller (1759-1805) y Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832).

Sus habilidades lo hicieron participar en espectáculos escolares y públicos, e interpretar fragmentos de óperas y canciones en las veladas que se realizaban en casas de sus padres, también empezó a hacer sus primeras creaciones musicales con la instrucción de su profesor.

Tras la muerte de su padre, concluyó sus estudios con grado “omnino dignus”, y se matriculó en la carrera de Derecho en la Universidad Leipzig, sin embargo, truncó su carrera para dedicarse a la música y asistir a la Universidad Heidelberg.

De acuerdo con el portal “epdlp.com”, fue discípulo de Friedrich Wieck (1785-1873), padre de su esposa Clara Wieck (1819-1896), su vida como pianista concluyó debido a una fractura en uno de sus dedos, pero eso no le impidió dedicarse a la composición y escribir sobre música.

Sus temas siguieron con vida gracias a su esposa quien también era pianista y a causa de la lesión de Schumann se convirtió en la primera intérprete de sus temas para teclado, destaca por su parte el portal “biografiasyvidas.com”.

No logró dar clases pero sí se convirtió en director musical en Düsseldorf, pero abandonó el puesto por padecer una enfermedad mental; el 27 de febrero de 1854 el compositor alemán trató de terminar con su vida al arrojarse al río Rin , motivo por el cual fue internado en una clínica para controlar su enfermedad.

En la clínica, el compositor no podía ver ni a su esposa, sin embargo, dos días previos a su muerte logró verla por última vez aunque fue incapaz de hablar. Robert Schumann murió el 29 de julio de 1856 y fue enterrado en el cementerio de Bonn.

Según sus biografías, su esposa Clara se dedicaría los siguientes años a dar a conocer por toda Europa la obra de Schumann, lo que al final le valió la fama de la que gozó décadas después. Al fallecer, Clara fue sepultada en la misma tumba que Robert.

También podría gustarte