Valeria Pérez rompe también barreras como entrenadora de boxeo

México, 22 Jun (Notimex).- Valeria “La Pequeña” Pérez se subió hoy al ring pero no a pelear como lo sabe hacer bien, sino a dar instrucciones como entrenadora de boxeo en el Festival Olímpico de este deporte que se desarrolla en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM).

Pérez amplía la lista de mujeres que rompen una y otra vez las barreras en este deporte considerado sólo para hombres, primero como peleadora y ahora como entrenadora y siempre bien aceptada, “las mujeres somos más detallistas, porque a los hombres les gana la emoción”, aseguró.

“Ser entrenadora de boxeo es el complemento de mi carrera boxística profesional y ahora quiero vivir el papel de entrenador, lo que hace falta como peleador, porque uno sólo juega el papel de púgil y para comprender al entrenador, porque a veces lo criticamos mucho, nos debemos poner en su lugar”, expresó.

Mencionó que su perspectiva ha cambiado al saber “qué las dos partes llevan responsabilidad, son un equipo y deben complementarse en todo para un buen resultado. El peleador cuando pierde le duele y el entrenador se siente culpable del resultado, y eso te ayuda para la próxima preparación”.

Analizó que el entrenador es los ojos de ellos cuando están en el ring, donde ellos lo ven diferente, y desde hace un año que es certificada por la Federación Mexicana de Boxeo y es su mejor pupilo Ángel Gabriel Santos porque es aguerrido, fajador y obediente.

Valeria “La Pequeña” Pérez cuenta con récord profesional de ocho peleas ganadas, una perdida y un empate y como amateur tuvo 90 peleas, fue subcampeona nacional y dos veces medalla de bronce en Olimpiada y nacionales de primera fuerza.

La profesional de seis rounds quiere a finales de este año disputar el campeonato nacional súper mosca contra Estrella Valverde y “quiero lanzarle el reto y soy una peleadora con posibilidades de destronarla”.

Con 23 años de edad, se definió en el ring “manejadora de los dos estilos: soy fajadora y boxeadora, rápida e inteligente, pero por lo general siempre boxeo, pero si me dicen nos fajamos, pues nos fajamos”.

La diestra comentó que “esto del boxeo ya es igual para mujeres y hombres, tanto como peleador como entrenador, porque más allá de ser mujeres creo que somos muy buenas observadoras, detallistas y analíticas, lo cual los hombres no lindos porque se llevan por la emoción”.

Comentó que ser entrenadora es cumplir un sueño y al paso del tiempo siente admiración de sus colegas hombres y para nada se ve aislada o rechazada, más bien aceptada y bien vista.

También podría gustarte