Unidad médica aplica con éxito programa para prevenir la diabetes

Guadalajara, 30 Jun (Notimex).- DiabetIMSS se posiciona entre los programas más exitosos en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) 179 de Puerto Vallarta, porque gracias a él se consigue, en algunos casos, aún sin medicamentos, un óptimo control de esta enfermedad.

La responsable de la estrategia en esa UMF del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Amalia Camacho Bernal, comentó que desde la inauguración de esta clínica se puso énfasis en la estrategia DiabetIMSS.

Lo anterior, dijo, porque es sabido que un mal control de esta enfermedad metabólica se traduce en importantes motivos de incapacidad y de mala calidad de vida.

Lo cual tiene un impacto significativo si se considera que la diabetes mellitus tipo dos, la más frecuente, aparece en personas cada vez más jóvenes.

“Tenemos pacientes desde 23 hasta 80 y tantos años”, refirió Camacho Bernal y agregó que el requisito para incorporarse a DiabetIMSS es que el paciente con diagnóstico no haya desarrollado aún alguna de las complicaciones inherentes a la enfermedad.

Entre ellas, citó como ejemplo la retinopatía (afectación en la vista), o nefropatía (daño renal), que figuran entre las más frecuentes. “La intención es retrasar o incluso evitar las complicaciones de la diabetes”, puntualizó Camacho Bernal.

Explicó que DiabetIMSS es un proceso en el que a lo largo de todo un año, el alumno recibe mes a mes, una instrucción dirigida a aspectos diversos de la enfermedad: “son 12 temas diferentes, el primero es ¿qué sabes acerca de la diabetes?, y el segundo, mitos y realidades de la enfermedad”.

Luego vienen el plato del bien comer; conteo de grasas, carbohidratos y lectura de etiquetas; automonitoreo mediante el uso correcto del glucómetro; hipo e hiperglicemia; modificación de técnicas de conducta.

Así como solución de problemas; prevención de caídas y recaídas; manejo del estrés; actividad física y diabetes; cuidado de pies, dientes y aplicación de vacunas; familia y diabetes y finalmente sexualidad y diabetes.

A lo largo del año de capacitación, el paciente es vigilado de manera muy estrecha con monitoreo del manejo de sus niveles de azúcar en sangre y, al final, la prueba máxima es un examen llamado hemoglobina glucosilada, el cual revela el nivel de glucosa que promedió en el último trimestre.

Resaltó que el compromiso del paciente es básico para conseguir el objetivo de mantener los niveles de azúcar en sangre en parámetros óptimos, a fin de retardar e incluso evitar que aparezcan complicaciones de la diabetes como ceguera, insuficiencia renal, pie diabético, entre otros.

Detalló que se forman grupos de 250 pacientes (esto tan sólo en el turno matutino, porque también los hay en el vespertino aunque en menor cantidad) que al término del año se gradúan con el compromiso de seguir aplicando sus conocimientos en el control adecuado de su enfermedad.

La experta añadió que en algunos casos el éxito logrado es tal debido a las modificaciones en sus regímenes dietéticos y la práctica diaria de actividad física, que ya no necesitan tomar medicamentos.

No especificó el porcentaje de cuántos logran lo anterior, pero indicó que depende mucho de la edad del paciente y el tiempo que lleva con el diagnóstico de la enfermedad, pero sobre todo de su apego a las indicaciones respecto a su alimentación, los horarios en que debe comer y el ejercicio que debe practicar.

También podría gustarte