Tsai Ing-wen en pro de mantener estado actual de relación con China

Por Salvador Borja Espinosa. Enviado

Taipei, 20 May (Notimex).- La nueva presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, se pronunció hoy a favor de mantener el estado actual de las relaciones con China, el gigante asiático que reclama la isla como parte de su territorio.

En un esperado primer mensaje a la nación tras tomar posesión del cargo y ante representantes de más de 50 naciones, Tsai dijo que su gobierno es proclive a la paz, la estabilidad y el desarrollo, “así como la correcta gestión de las relaciones a través del Estrecho”.

Las aguas marinas del Estrecho de Taiwán dividen por espacio de 180 kilómetros a la isla de la China continental.

Tsai conduce a partir de hoy un país, con más de 30 millones de habitantes, que vive un permanente roce diplomático con China continental, pese a lo cual ésta última recibe 40 por ciento de las exportaciones de Taiwán, cuyo nombre oficial es República de China.

“Estamos dispuestos -dijo la presidenta- a participar en intercambios francos y buscar posibilidades de cooperación con el otro lado del Estrecho en nuestra participación común en el desarrollo regional”.

Tsai enfatizó que Taiwán será un “fiel guardián de la paz” que participa activamente y nunca está ausente, en su discurso de poco más de 40 minutos.

“Vamos a trabajar para mantener la paz y la estabilidad en las relaciones a través del Estrecho. Haremos todos los esfuerzos para facilitar la reconciliación nacional, fortalecer nuestras instituciones democráticas, consolidar el consenso y presentar una posición unida al mundo exterior”, añadió.

Tsai fue puntual al señalar que durante su gestión se propone en relación con los problemas que surgen en el Mar de China Oriental y el Mar del Sur de China, “dejar de lado las disputas a fin de permitir el desarrollo conjunto”.

En relación con el denominado “consenso de 1992” que se alcanzó entre ambos países sobre la existencia de “una sola China, en la que cada parte tiene su propia interpretación de lo que ello significa”, Tsai manifestó: “Yo respeto este hecho histórico”.

Durante su emotivo discurso, la presidenta invitó a cada uno de sus conciudadanos a participar en el cambio y a asumir la parte que les corresponde en el proceso para dejar un mejor país a las futuras generaciones.

Prometió acometer reformas en diversos sectores como en el sistema de pensiones, porque de lo contrario éste se irá a la quiebra. También refirió que lo hará en el sistema educativo.

“Este país necesita de manera urgente un nuevo modelo de desarrollo”, subrayó ante miles y miles de sus conciudadanos que asistieron en delegaciones desde distintas partes de su territorio.

Se comprometió asimismo a revisar el sistema judicial, la situación fiscal, la calidad del medio ambiente, el sector de la salud, los niveles de violencia e inseguridad, y a incrementar las oportunidades de crecimiento de los jóvenes.

En una frase que arrancó espontáneos gritos y aplausos, Tsai manifestó que “cuando la gente joven ve que no tiene futuro, un país tampoco lo tiene”.

Destacó que a partir de este momento trabajará en lo que denominó un “nuevo modelo para el desarrollo económico de Taiwán”, basado en valores como la innovación, el empleo y la distribución equitativa.

Para ello indicó que reforzará las relaciones globales y regionales de la isla y buscará una participación activa en proyectos bilaterales y multilaterales como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Apuntó que todos estos planes de reforma para la economía tendrán también un componente de respeto por el medio ambiente y la ecología.

Detalló cinco grandes reformas: justicia generacional para apoyar a los jóvenes a encontrar empleo y comenzar negocios, así como promover el sistema de pensiones y fortalecer la política fiscal.

Añadió una reforma para las instituciones gubernamentales a fin de brindar acceso a la información de gobierno y la creación de una “ventanilla única” para asuntos urgentes.

Una tercera gran reforma se refiere al Parlamento que deberá reflejar la voluntad del pueblo y reducir el umbral de los partidos para lograr escaños legislativos, así como su profesionalización.

Sobre la cuarta reforma de Justicia Transicional expuso que ofrecerá una disculpa pública a las tribunas aborígenes por la opresión y la explotación sufridas, además de restaurar la “verdad histórica” sobre el uso de la violencia y coerción por parte de pasadas administraciones.

Y por último, el fin del Modelo partidista para extinguir el antagonismo social y la lucha maliciosa por el poder, buscando fomentar la solidaridad interna del país.

Tsai nombró también proyectos de desarrollo industrial que incluyen a la biotecnología, la maquinaria inteligente, parques de energía verde, además de aviación y navíos militares, y empresas involucradas con el internet de las cosas.

También podría gustarte