Tripulantes de vuelos espaciales deben asumir riesgos de salud

Por Hugo Pescador y Lucía Lizárraga. Corresponsales, y Evangelina del Toro. Enviada

Zapopan, Jal., 22 Sep (Notimex).- El director del Instituto Civil Médico Aeroespacial en Oklahoma, Estados Unidos, Melchor Antuñano, señaló que los tripulantes de vuelos comerciales espaciales deberán asumir el alto riesgo de realizar este tipo de viajes.

En el Segundo Congreso Mexicano de Medicina Espacial, que se celebra previo a los trabajos del Congreso Internacional de Astronáutica 2016, a realizarse del 26 al 30 de septiembre, afirmó que sí existen riesgos a la salud al realizar vuelos espaciales.

En su conferencia “Recomendaciones para la evaluación médica de participantes en vuelos espaciales comerciales”, Antuñano mencionó que el turismo espacial es un área nueva y existen avances en las operaciones espaciales comerciales.

Refirió que en 1995 en el vecino país del norte se estableció un programa de medicina espacial para determinar los requerimientos para tripulantes y pasajeros de este tipo de viajes.

“Ahorita en Estados Unidos hay una compañía que ya tiene 950 aplicantes que pagarán 250 mil dólares para un vuelo suborbital”, apuntó.

Añadió que en la Unión Americana existen ocho compañías privadas que están en la carrera para realizar vuelos espaciales, entonces el turismo espacial debe tomar en cuenta el riesgo que se tiene, que incluso toman los propios astronautas.

“En Estados Unidos somos el primer país con reglamentación médica para actividades espaciales comerciales, en noviembre de 1995 esa responsabilidad se transfirió a la Administración Federal de Aviación, pero fue hasta 1998 que se dio el permiso”, explicó.

Para 2004, agregó, se estableció un acta constitutiva sobre los requerimientos para los vuelos espaciales comerciales y privados, en la cual los congresistas determinaron que todos los que quieran ir podrán hacerlo pero con riesgo propio y consentimiento personal.

Indicó que lo anterior significa que quienes decidan ir al espacio deberán investigar cuáles son los problemas de salud que podrían enfrentar, para de esa manera decidir si van o no.

“Es algo que se vuelve legalmente importante por lo que para cada misión cualquier riesgo tiene que ser discutido”, subrayó.

Por ello, resaltó la importancia de que las compañías que atiendan al turismo espacial deben precisar los daños a la salud, incluso la posibilidad de que pudieran resultar lesiones, incapacidades o pérdida parcial o total de una función física y mental.

“Todo esto se le tiene que decir a la gente y ellos tienen que aceptar. Hay ciertos peligros que no son conocidos, también se les dice en un lenguaje que ellos comprendan, en escrito y en el idioma inglés”, expresó.

Consideró que “el público tiene derecho de tomar el riesgo que quiera, pero hay que tomarlo de manera inteligente”. Reiteró que es riesgoso volar al espacio simplemente porque no estamos diseñados para ello.

En este sentido, Antuñano dio a conocer que se evalúa la posibilidad de hacer una modificación genética del humano para estar en el espacio, para que los efectos de la falta de gravedad no ocurran por manipulación genética.

Comentó que entre la población de astronautas profesionales la incidencia del síndrome de adaptación en las primeras 24 o 48 horas es del 90 por ciento “y son gentes sanas, qué podemos esperar para un pasajero espacial”.

NTX/LEL-HPP-EDT/LTS/VGT

También podría gustarte