The Illusionists 1903 convierten Auditorio Nacional en máquina del

0

*Siete magos internacionales presentan espectáculo tal como se hacía hace más de un siglo.

México, 14 Jul (Notimex).- El espectáculo The Illusionists 1903 volvió a la Ciudad de México, convirtiendo el Auditorio Nacional en una máquina del tiempo, donde siete magos internacionales presentaron sus actos de magia e ilusionismo, tal como se hacía hace más de cien años.

Los trucos que hicieron famosos a magos como Harry Houdini o Howard Thurston, como la escapatoria de la celda de agua, o el cortar a una mujer a la mitad, fueron algunos de los actos que la noche de este miércoles se presentaron en el Coloso de Reforma, sorprendiendo a los cientos de niños que se dieron cita junto con sus padres.

En esta ocasión, le tocó al famoso mago francés Gaetan Bloom, ser “El charlatán” de la noche y no sólo demostró sus habilidades para engañar a las personas, con sus increíbles trucos, sino que además se echó al público a la bolsa, con su simpatía, sus bromas y su casi perfecto español.

“Con la llegada del cine, la magia llegó a su fin, pero lo único que el tiempo no pudo borrar, fue la ilusión de las personas”, comentó el ilusionista galo.

El show lo conforman, además de Bloom, los magos e ilusionistas internacionales, Mark Kalin “El animador”, Charlie Frye “El excéntrico”, “Andrew Basso “El escapista”, Jinger Leigh “La conjugadora”, Thommy Ten y Amélie Van Tass “Los clarividentes”, El gran Carlini “Justo” y Ben Blaque “El maestro de armas”.

Cada uno de ellos, vestidos como en la época del lejano oeste o la Francia de los casinos y el burlesque de hace un siglo, demostró su talento y sus especialidades, como los escapes de Andrew Basso, o las habilidades mentales de los clarividentes Thommy Ten y Amélie Van Tass, así como los peligrosos números de Ben Blaque, con su arcos, flechas y su moderna ballesta.

Sin faltar los actos de malabarismo de Charlie Frye, quien con sus divertidos números evocó a personajes como Charlie Chaplin o Stan Laurel.

El público se divierte, porque además se vuelve parte del show, los magos los invitan al escenario para que sean testigos de que no esconden nada, o bien para que participen en los trucos de naipes o entreguen algún artículo de sus bolsas o bolsillos y los clarividentes los adivinen.

The illusionists 1903, tiene una duración de casi dos horas, donde aparecen trucos conocidos, pero que no dejan de sorprender al verlos en vivo, como el número final donde uno de los ilusionista hace volar a una mujer tapada con una manta, que después se sostiene en aire y el mago, en lugar de bajarla, también se eleva y al llegar a ella, quita la manta y ella ya no está.

El espectáculo se presentará hasta el 24 de julio y la gente que acuda deberá estar preparada porque puede ser parte del show y seguramente será llevada a un viaje al lugar donde la magia comenzó.

También podría gustarte