Texas obligaría a sepultar o incinerar los fetos que son abortados

Dallas, 5 Ago (Notimex).- En un nuevo intento de regular el aborto, autoridades de Texas propusieron nuevas normas que obligarían a sepultar o incinerar los fetos, sin importar si la interrupción del embarazo se produjo por accidente, por causa médica o deliberada.

Las nuevas reglas, propuestas por la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas, pretenden impedir a las clínicas donde se practican abortos y a hospitales de Texas, deshacerse de los restos por medio de compañías especializadas que eliminan los fetos en rellenos sanitarios.

Las nuevas normas exigirían que todos los restos producto de un aborto sean incinerados o enterrados, sin importar el periodo de gestación.

“La Comisión de Salud y Servicios Humanos desarrolló nuevas normas para garantizar que la ley de Texas mantenga los más altos estándares de la dignidad humana”, dijo el vocero de dicha comisión, Bryan Black.

Las normas propuestas fueron publicadas sin aviso en el “Texas Register”, el diario oficial de la entidad, con lo que se abrió un periodo de comentarios públicos de 60 días.

“Los comentarios del público serán considerados, y entonces se espera que las reglas finales entren en vigor en septiembre” próximo, explico Black.

En una audiencia en Austin, la capital estatal, profesionales médicos, directores de funerarias y activistas de los derechos reproductivos de la mujer, expresaron la víspera su rechazo a las reglas propuestas, ya que generarán nuevos costos a pacientes y hospitales.

Ohio, Carolina del Sur y Mississippi han establecido ya reglamentos que exigen la incineración o entierro de los fetos producto de abortos.

En Indiana, la organización Planned Parenthood, que provee servicios de salud a la mujer, incluyendo el aborto, ha interpuesto una demanda para impedir que ese estado establezca este tipo de reglamentos.

Los reglamentos propuestos son vistos como un nuevo intento de Texas por limitar la práctica del aborto.

En junio pasado, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos declaró anticonstitucional una estricta ley estatal que pretendía restringir el aborto, al imponer a las clínicas que proveen este procedimiento los estándares de un hospital.

La ley, que había sido promulgada en 2013, obligaba a las clínicas donde se practican abortos a cumplir con los estándares de un hospital, incluidos tamaños mínimos de habitaciones y puertas, tuberías de anestesia y otras infraestructuras.

La legislación exigía además que los médicos que practican abortos contaran con privilegios de admisión en un hospital de cirugía mayor dentro de 30 millas (48 kilómetros) del sitio donde se ubicaba la clínica.

Sólo un puñado de clínicas de aborto de Texas, todas ellas ubicadas en las principales áreas metropolitanas, cumplían con esos estándares.

También podría gustarte