Texas desechó investigación contra Universidad Trump

WASHINGTON (AP) — El fiscal general republicano de Texas, Ken Paxton, tomó medidas el viernes para silenciar a un exregulador estatal que asegura que en 2010 se le ordenó desechar una investigación de fraude contra la Universidad Trump por motivos políticos.

La oficina de Paxton emitió una orden de cese y desista para el ex subjefe de Protección al Consumidor John Owens, luego de que hizo públicas las copias del sumario interno de 14 páginas del proceso del estado contra Donald Trump por defraudar por millones de dólares a los estudiantes del curso de bienes raíces que lleva su nombre.

Owens, actualmente jubilado, dijo que su equipo había armado un caso sólido en contra del precandidato presidencial republicano, pero se le ordenó que lo descartara luego de que la compañía de Trump acordó cesar sus operaciones en Texas.

El exregulador estatal le dijo el viernes a The Associated Press que esa decisión era muy inusual y dejó sin apoyo a los estudiantes defraudados en su intento de recuperar el dinero de su matrícula de manos del célebre empresario.

De acuerdo a los documentos provistos por Owens, su equipo intentaba demandar a Trump, su compañía y a varios socios comerciales para ayudar a recuperar los más de 2,6 millones de dólares que los estudiantes invirtieron en seminarios y materiales, así como otros 2,8 millones de dólares en multas y cargos.

Owens dijo que quedó tan sorprendido con la orden de no proceder que hizo una copia del archivo del caso y se lo llevó a casa.

“Para mí, tuvo que ser algo político, porque Donald Trump fue tratado de una manera distinta a la de otros defraudadores similares en los 16 años que pasé en la oficina de protección al consumidor”, dijo Owens, quien reside en Houston.

En ese momento, el jefe de Owens era el entonces fiscal general, Greg Abbott, quien actualmente es el gobernador republicano del estado.

The Associated Press fue el primero en reportar el jueves que Trump realizó donaciones por un total de 35.000 dólares a la campaña de Abbott para gobernador, tres años después de que su oficina desechó el caso contra la Universidad Trump. Posteriormente, varios medios de comunicación de Texas reportaron la acusación de Owens de que la investigación fue descartada por cuestiones políticas.

El portavoz de Abbott, Matt Hirsch, dijo el viernes que el gobernador no jugó ningún papel para que se descartara el caso contra Trump, una decisión que, aclaró, se tomó mucho más abajo en la cadena de mando.

“La Fiscalía General de Texas investigó a la Universidad Trump y se cumplieron sus demandas: La Universidad salió del estado y se protegió a los consumidores”, indicó Hirsch. “Es absurdo insinuar cualquier conexión entre un caso cerrado y una donación que recibió el gobernador tres años después”.

___

Michael Biesecker está en Twitter como https://twitter.com/mbieseck

También podría gustarte