Teatro Arlequín debió mantener estructura como museo: Mauricio Herrera

* Es su escenario debutó como director a través de “Una rosa para el desayuno

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 26 Jun (Notimex).- Aunque parte de la estructura del legendario Teatro Arlequín será derrumbada para construir un nuevo recinto, el actor y director de escena Mauricio Herrera, opinó que debería mantenerse como museo.

“Es el gran templo de la época del vodevil que levantaron Nadia Haro Oliva y su esposo, el coronel Antonio Haro Oliva. Ellos hicieron historia y es una tristeza que se pierda porque es un teatro muy bonito, muy clásico”, resaltó.

Opinó que, “por más que hagan un teatro grandotote, nunca cumplirá con las expectativas de belleza que tiene el actual. Debieron haber comprado otro terreno, construir uno nuevo y dejar éste como un museo, pues cuántas obras se hicieron ahí, cuántas miles de representaciones en tantos años”.

A mediados de la década de los 50, dijo, el Teatro Arlequín fue un lugar de entretenimiento por excelencia.

“Todo el mundo quería ver el teatro al estilo francés que presentaba Nadia Haro Oliva. Era un centro de nivel que manejaba la cultura de la época, era parte del paisaje de esta ciudad”, destacó.

En su escenario, Mauricio Herrera debutó como director a través de la obra “Una rosa para el desayuno”, a finales de la década de los 70. En la historia actuaron Sergio Jiménez, Patricia Aspíllaga, Patricio Castillo y Zully Keith.

“Nos fue muy bien y gracias a la difusión de esa obra, Manolo Fábregas me invitó a trabajar con él y empecé una carrera como director a través de ‘La libélula’ con Héctor Suárez, Silvia Pinal y Carlos Bracho, luego puse otras con Rubén Lara”.

Fue un periodo en que el teatro brilló en su máximo esplendor ante la creación de Protea (Asociación Nacional de Actores de Teatro).

“El coronel Haro Oliva y yo éramos socios del primer grupo. El objetivo era apoyarnos, hacerle publicidad a los otros teatros y estábamos dirigidos por Manolo Fábregas”, concluyo Herrera.

También podría gustarte