Tamara Toumanova sigue siendo referente del ballet clásico

México, 28 May (Notimex).- A 20 años de su muerte, la bailarina rusa Tamara Toumanova es recordada como referente de la danza y el ballet clásico luego de ser descubierta por el reconocido coreógrafo estadounidense George Balanchine, uno de los fundadores del ballet neoclásico.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, Toumanova nació el 2 de marzo de 1919 en Siberia pero en 1944 adquirió la nacionalidad estadounidense. Desde pequeña tenía el gusto por el bale y en la adolescencia participó en el ballet Russes de Monte-Carlo.

Sus estudios de ballet clásico los realizó en París con la ex primera bailarina Olga Preobrajenska (1871-1962), su talento fue reconocido y difundido gracias al maestro y reclutador de talentos George Balanchine (1904-1983).

Su debut profesional lo hizo en la Ópera de París en 1929 y desde aquel momento su talento fue reconocido en todo el mundo, señala el portal “Biografias y vidas”.

A partir de 1932 trabajó con la compañía Les Ballets Russes, donde crearon un papel para ella en la obra “Cotillon y La concurrencia”, cuando se disolvió el ballet, siguió trabajando en otras compañías.

Un papel en el cual destacó fue en el ballet “Petrushka, Aurora”, con el personaje principal “Pájaro de fuego”. También perteneció a la compañía Léonide Massine y sobresalió por su participación en la obra con el papel de Giselle en “Le Spectre de la rose”.

Su carrera se complementó cuando protagonizó el musical “Estrellas de Broadway” en Estados Unidos, así como por su trabajo en el American Ballet Theatre, el London Festival Ballet y otras compañías europeas.

En la compañía Ópera de París, protagonizó el papel principal de la obra “Fedra”, una tragedia del dramaturgo francés Jean Racine (1639-1699).

De acuerdo con sus biógrafos recibió el sobrenombre de “Perla negra del ballet ruso” debido a sus características físicas como el cabello negro y largo, sus ojos grandes color café, así como su color de piel y su espectacular técnica en el ballet.

Dentro de su trayectoria, también destacó como actriz en las películas “Días de gloria” (1943), de Jacques Tourneur, y “Tonight We Sing” (1953), en la que interpretó a la bailarina rusa Anna Pavlova (1881-1931).

En cine siguió interpretando papeles de bailarina, como en “Torn Curtain”, de Alfred Hitchcok (1899-1980) y su última participación fue para la película “The Private life of Sherlock Holmes”, de Billy Wilder (1906-202).

Tamara Toumanova murió a la edad de 77 años en Santa Mónica, California el 29 de mayo de 1996 y fue enterrada en el famoso cementerio Hollywood Forever de Los Ángeles.

También podría gustarte