Tailandia reubica a decenas de tigres que vivían en un templo budista

Bangkok, 31 May (Notimex).- Autoridades de vida silvestre de Tailandia trabajan en la reubicación de decenas de tigres que se encontraban en un controversial templo budista, del cual eran la principal atracción pero en donde al parecer se traficaba con ellos y se les maltrataba.

Un total de 33 tigres fueron enjaulados y retirados este martes del llamado Templo del Tigre, localizado en la provincia de Kanchanaburi, en el oeste del país, pero aún permanecen en el lugar otros 97, informaron funcionarios del Departamento de Vida Silvestre.

Unos 400 veterinarios y empleados del departamento participan en esta reubicación, que comenzó la víspera con el traslado de los primeros siete tigres hacia refugios de animales, una labor que las autoridades prevén concluir en el lapso de una semana.

Alrededor de 30 domadores de tigres del templo han estado observando las operaciones de traslado desde la víspera, pero las autoridades solicitaron su apoyo para confinar a los felinos y poder sedarlos, a fin de colocarlos en el interior de jaulas móviles.

Durante los movimientos, se descubrió que uno de los tigres había escapado, por lo que fueron movilizados policías y empleados del departamento para buscarlo a través del distrito de Saiyok, donde se haya el templo.

Este santuario del tigre, llamado Wat Pa Luangta Bua, fue establecido hace aproximadamente dos décadas como un templo bosque y un centro de refugio para los animales salvajes.

Los tigres habían sido un importante punto de atracción para miles de visitantes, pero en la última década el templo fue acusado de estar involucrado en el comercio ilegal de vida silvestre luego de que algunos de sus ejemplares desaparecieron.

El grupo Personas por el Trato Ético de los Animales dijo que el templo en cuestión era “un infierno para los animales” y que debían ser transferidos a otros santuarios donde tengan una mejor vida, de acuerdo con reportes del periódico local Bangkok Post.

Desde hace años, el personal de Wat Pa Luangta Bua se había resistido a los esfuerzos oficiales para reubicar a los tigres, los cuales en ese lugar podían ser alimentados por la gente que también tomaba fotografías pagando un costo.

Los visitantes son capaces de alimentar a los animales y tomar fotografías pagando un precio, a pesar de que tales prácticas están prohibidas.

También podría gustarte