Tabaco y anticonceptivos, combinación que infarta a mujeres

Por Maricela Palacio García. Enviada

San Juan del Río, Qro., 11 Jun (Notimex).- Las mujeres que fuman y usan anticonceptivos hormonales tienen 20 por ciento más riesgo de sufrir un infarto, y si además tienen hipertensión, diabetes o colesterol alto la probabilidad se incrementa.

En México cada minuto muere una mujer a consecuencia de una enfermedad cardiovascular (ECV), tasa que va en aumento debido a que este sector de la población consume tabaco y alcohol cada vez más, además de que llega más tarde a los servicios de urgencia y reciben más tardíamente tratamiento.

Durante el Seminario de Medios “Por una vida cardio saludable, cruzada por la adherencia”, la vocal en enfermedad cardiovascular de la mujer de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM), Edith Ruiz Gastelum, dijo que la ECV cobra más vidas que el cáncer de mama.

“Mueren 26 por ciento por enfermedad cardiovascular frente a 2.1 por ciento de cáncer de mama cada año, y aunque el grueso de los descensos ocurre en mujeres mayores de 60 años, 14 por ciento está entre los 25 y 44 años de edad”, destacó.

Mencionó que la hipertensión, la diabetes, el colesterol malo elevado, la obesidad y el tabaquismo son algunos de los factores de riesgo para tener un evento cardiovascular, siendo el infarto el que ocurre con mayor frecuencia.

Expresó que de acuerdo a un estudio, las mujeres de educación media son las que tienen mayor obesidad, y esta condición le resta siete años de vida a las personas con exceso de peso corporal.

Actualmente México ocupa el primer lugar mundial en mujeres con obesidad con 37.5 por ciento, y el panorama es nada alentador pues se estima que para el año 2050, entre 80 y 90 por ciento de las mexicanas van a ser obesas.

Ruiz Gastelum, advirtió del riesgo en las mujeres que actualmente utilizan anticonceptivos hormonales incluida la píldora del día siguiente y que fuman, porque con eso se eleva el riesgo de infartarse, pues las hormonas favorecen la formación de coágulos que pueden tapar las arterias.

De igual forma, señaló que un estudio realizado en Estocolmo, Suecia, demostró que las mujeres casadas o que viven en pareja y sufren estrés marital, tienen tres veces más probabilidades de un infarto, mientras que vivir sola y con estrés laboral no incrementa el riesgo.

Los síntomas de un posible infarto en las mujeres son distintos que en los hombres, por lo que se debe atender cualquier dolor de espalda, fatiga, dolor en la boca del estómago, náuseas, mareo, respiración cortada y sudoración sin motivo.

“Las mujeres con infarto tienen más riesgo de complicaciones y muerte que los hombres, se ha visto que 37 por ciento de las mujeres que se han infartado no presentaron dolor en el pecho previamente y entre 30 y 40 por ciento presentaron fatiga previamente”, subrayó.

Comentó que las mujeres tienen desventajas en toda la evolución de la enfermedad cardiovascular, por lo que es importante realizar campañas de información y concienciación tanto en la sociedad como en los profesionales de la salud para que reciban atención oportuna.

También podría gustarte