Sylvia Pasquel desea tener más presencia en el cine para dejar huella

México, 8 Jun (Notimex).- La actriz Sylvia Pasquel, quien confía que pronto se estrene la película “La calle de la amargura”, de Arturo Ripstein, en la que interpretó a una sexoservidora, aseguró que desea tener más presencia en el cine, toda vez que es una asignatura pendiente en su larga carrera.

En entrevista con Notimex externó su deseo de intervenir en más largometrajes que le permitan consolidarse como actriz del Séptimo Arte y dejar huella. “Tengo una larga trayectoria como actriz, pero me falta mucho por hacer en el cine”, consideró.

Luego de festejar tres años del monólogo “No seré feliz pero tengo marido”, Pasquel subrayó:

“Lo más importante para mí en estos momentos es abrir esas puertas del cine, empezar a trabajar en más producciones y esperar que mi actuación en ‘La calle de la amargura’ atrape a los productores y me inviten a colaborar”.

Puntualizó que siente amor y pasión por la actuación, que ha sido la base para diversificar su labor y desarrollarse también como productora teatral.

“Siempre es incierto montar una obra de teatro, pero la adrenalina de sentir las artes escénicas nos lleva a asumir retos con la esperanza de que el público acepte la propuesta y la lleve al éxito rotundo, porque más allá de la pasión, también necesitamos invertir en sustento y nuevos proyectos”.

En su opinión, es importante que se vea que el teatro tiene que regenerarse para ofrecer cosas nuevas.

“Algunas veces trabajamos por amor al arte y otras por la visión de invertir en propuestas novedosas, porque nunca se debe pensar en perder antes de montar”.

Indicó que como actriz es otra sensación, “porque ahí me subo al escenario y me dejo llevar por el personaje, como en el monólogo ‘No soy feliz pero tengo marido’, del productor Rubén Lara. Es una propuesta que me llena, porque para el productor soy la actriz ideal para ello, además de que siempre hago un nuevo tratamiento de la puesta en escena en cada función”.

Festejó que el resultado de su labor actoral sea llevar tres años en cartelera y recorrer la República Mexicana con foros llenos en cada función, con localidades agotadas.

“Y aquí es donde digo que se siente algo distinto a ser actriz que ser productora, y en esta última es donde corre la adrenalina por la inversión”.

Compartió que como productora también se tienen satisfacciones, como en la puesta en escena “El primer y último aliento”, de la cual es productora y con la que va por una segunda y tercera temporadas debido al éxito.

“El último aliento es un proyecto que se vino cocinando desde hace muchos años; ahora se puso de moda el micro teatro y el teatro en corto, pero el teatro exprés es un formato que se puso de moda hace más de 10 años y nosotros lo empezamos desde hace 27 años”.

Recordó que cuando hizo la presentación de “Equilibrio en la cornisa”, 17 historias de mujeres que murieron trágicamente, visualizó qué es lo que puede llevar a los escenarios.

Mencionó que otro proyecto que se perfila como un éxito rotundo es el monólogo “Felicia Garza, de frente a la verdad”, en el que está a cargo de la adaptación, la dirección y la producción. “Esta es una de las propuestas en las que abarco tres disciplinas”, finalizó.