Situación política y violencia en Turquía golpean a sector turismo

Por Marcelo Raimon. Colaborador

Estambul, 22 Sep (Notimex).- Septiembre avanza soleado en Estambul, pero el flujo de turistas en uno de los mejores meses para el turismo en la ciudad turca permanece en caída, lo que ha afectado incluso a operadores mexicanos que hasta hace unos meses vivían tiempos mucho mejores.

Consultados por Notimex, los operadores estimaron que el volumen de turistas extranjeros llegando a Estambul cayó en la temporada alta que concluye en estas semanas entre 60 y 70 por ciento respecto del periodo similar del año pasado.

Por supuesto, en el medio se registraron varios atentados terroristas contra turistas en sitios populares de la ciudad, un ataque devastador en el principal aeropuerto internacional y un intento de golpe de Estado en julio pasado.

“De una u otra manera la gente se espantó, la gente empezó a preguntarse ‘que está pasando en Turquía’, porque veían las noticias” en televisión, señaló uno de los operadores turísticos consultados, Gabriel Martínez, director para México y América Latina de la agencia LiteTur.

A finales de agosto, el Ministerio de Turismo turco mostró números para la llegada de turistas extranjeros a todo el país (no solamente Estambul, la principal atracción nacional) y admitió que la caída llegó a un 36.72 por ciento solamente en julio, respecto del mismo mes de 2015.

En todo el segundo trimestre de 2016, comparado con el mismo periodo del año pasado, el derrumbe se estacionó en un 21.79 por ciento, aseguró el Ministerio.

En Estambul, o en todo el país, la llegada de extranjeros se vio claramente detenida por la seguidilla de sucesos violentos que mostraron a Turquía como un destino “peligroso”, un destino que -siempre según los datos del Ministerio- había atraído a 8.724 mexicanos en 2014 y 10.722 en 2015.

Hasta agosto, solamente 2.783 mexicanos se animaron a hacer turismo en Turquía.

“A principios de este año, entre enero y febrero, fue el bajón totalmente del turismo”, contó Ross Caballero, también mexicana, ejecutiva en Reservaciones de la empresa Meridian Tour.

La cronología de golpes que sufrió la industria del turismo local, que hace apenas dos años había llegado a mover más de 30 mil millones de dólares provenientes de unos 41 millones de visitantes, arrancó el 24 de noviembre de 2015 cuando un avión de la Fuerza Aérea turca derribó un jet militar ruso en la frontera con Siria.

El episodio, envuelto en la disputa internacional de poderes alrededor de la guerra en Siria, desató una serie de sanciones económicas por parte de Moscú, que derivó también en una seria disminución de los turistas rusos que viajan habitualmente a las playas turcas.

En efecto, según el Ministerio de Turismo turco, el número de visitantes desde Rusia cayó de 686.256 en 2015 a apenas 47.788 en la primera mitad de este año.

Luego, en enero, un ataque perpetrado por un militante del Estado Islámico (EI) dejó 13 turistas extranjeros muertos en la zona frente a la Mezquita Azul, en el barrio de Sultanahmet, uno de los más populares entre los visitantes.

Siguiendo con los episodios sangrientos de este año y sin contar los ataques contra objetivos locales o de la policía, en muchos casos llevados a cabo por militantes separatistas kurdos, Estambul sufrió en marzo una explosión en la céntrica avenida Istiklal, que dejó cuatro turistas muertos.

El 28 de junio, terroristas que llevaban fusiles automáticos y chalecos rellenos con explosivos atacaron la Terminal 2 de vuelos internacionales del aeropuerto Ataturk, en Estambul, matando a 45 personas e hiriendo a más de 230.

Pero el golpe de gracia al turismo turco no tuvo que ver con el terrorismo islámico internacional sino con la situación política interna. El confuso golpe de Estado perpetrado el 15 de julio pasado por parte de las fuerzas armadas turcas provocó dramáticas manifestaciones y decenas de soldados y civiles muertos en Ankara y Estambul.

Antes de esta seguidilla violenta, “septiembre y octubre eran meses muy estresantes, los mejores meses en Turquía” para los trabajadores y empresarios del turismo, afirmó Martínez.

En esos meses, “el clima es muy bueno, es fresco, se puede disfrutar mucho el turismo”, continuó.

“Teníamos por ejemplo 60 pasajeros en un mes como septiembre y, en octubre, un mes con más demanda, teníamos entre cien y 120 pasajeros. Este año, es increíble, pero pasamos de tener cien o 120 pasajeros en un mes a tener apenas veinte o treinta”.

Ahora, a pocas semanas del golpe, mientras se mantienen las purgas internas, las detenciones de periodistas y políticos y también las dudas y preguntas sobre las verdaderas razones detrás del intento de golpe, es difícil ver turistas occidentales en Estambul.

Al bajón del turismo han colaborado también las “alertas de viaje” dispuestas por las cancillerías de varios países, incluido México.

Entre las recomendaciones vigentes en el website de la Secretaría de Relaciones Exteriores se incluyen “ejercer un alto grado de precaución debido a la amenaza de ataques terroristas en todo el país”.

También, “evitar puntos altamente concurridos y zonas donde confluyen diversas líneas de transporte”, en el caso de Estambul, las zonas de Taksim y Kadikoy.

“En Turquía hemos tenido un año un poco delicado en el sentido de la seguridad, lo que implicó que la guía para los viajeros se actualice”, señaló el cónsul mexicano en Estambul, José Mendoza Labra.

El diplomático explicó a Notimex que la lista de indicaciones de la Guía del Viajero de la Secretaria de Exteriores “obedece a momentos puntuales en cada país, no solo en Turquía”.

“Estamos en un entorno contiguo a Medio Oriente, donde también hay circunstancias muy peculiares y donde igualmente tenemos países que son muy visitados por los mexicanos, por lo que debemos asesorarlos con consejos prácticos y alertas para que tomen su mejor decisión sobre la conveniencia o no de viajar”, indicó.

Por su lado, Caballero, Martínez y otros operadores señalaron, con algo de esperanza, las acciones del gobierno turco para reactivar el turismo, incluyendo ofertas, campañas publicitarias y una fuerte participación en ferias internacionales del sector.

También podría gustarte