Singular nadador mexicano sueña con dar logros en Olimpiadas de Río

Por José Romero Mata. Corresponsal

Los Ángeles, 27 Jun (Notimex).- Long Yuan Miguel Gutiérrez Feng, el atleta mexicano de singular nombre, está decidido a hacer historia y alcanzar logros para México en las próximas Olimpiadas de Brasil.

El atleta mexicano ya ha ganado diversas competencias internacionales para México y asegura que en competencia ha superado los tiempos que hizo Michael Phelps.

“De haberme quedado en México tal vez pude haber calificado para las olimpiadas de 2012. A la misma edad de 14 años yo fui más rápido en 100 metros y mariposa que Phelps”, aseguró.

“Y en 2010, a los 15 años, me faltaban 1.97 segundos en 200 mariposa para alcanzar la marca B de Londres”, abundó.

En entrevista con Notimex Gutiérrez, quien nació en 1995, es hijo del mexicano Alejandro Gutiérrez Tafolla, y su madre es Haiying Gutiérrez, de Beijing, China.

“Nací bajo el signo de Piscis y por eso puedo decir que casi nací con aletas”, cuenta el atleta mexicano, quien fue llevado a Estados Unidos por sus padres cuando apenas tenía cuatro años.

“Mi madre, al terminar la preparatoria, se ganó una beca del gobierno chino y llegó a la ciudad de México en 1979 a estudiar arquitectura en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México)”, dijo.

Compartió que sus padres se conocieron cuando estudiaban postgrado de arquitectura.

Gutiérrez actualmente está en la Universidad de California, en Berkeley, en donde estudia “Ciencia cognitiva” (cognitive science).

“Cuando nací mi abuelo materno me dio el nombre chino Long Yuan, que quiere decir el origen del dragón, ya que los chinos se llaman a sí mismos los descendientes del dragón”, dijo.

“En la mitología china Long (el dragón) es el rey de los mares y arroja columnas gigantes de agua por su boca en lugar de fuego, como lo conocen aquí en Occidente. Así que cuento con la ayuda del dragón cuando estoy en la alberca”, aseguró con orgullo.

“Por cierto mi papá es dragón, según el zodiaco chino, y como mis padres son arquitectos me pusieron Miguel por Miguel Ángel, el gran arquitecto italiano”, compartió.

“La confusión empezó cuando viajamos a Estados Unidos, ya que como Long es un apellido anglosajón, mucha gente pensó que mi apellido era Long”, señaló.

“Cuando empecé a ganar las competencias las personas le decían a mi papá: ‘¡Muchas felicidades señor Long!’, y mi papá les corregía: ‘No, es “Gutiérrez’”, recordó.

“A pesar de que hay muchas deportistas hispanas con apellido Gutiérrez en los Estados Unidos, mucha gente no sabe cómo pronunciarlo en este país”, indicó.

“Cada vez que un locutor pronunciaba mal mi apellido en la competencia mi papá iba y lo corregía, hasta que todo mundo pudiera decir bien Gutiérrez. Era algo terco”, resaltó.

“En la comunidad de natación en los Estados Unidos, y ahora en México, me conocen como Long Gutiérrez porque es muy fácil gritar ¡Go Long! en las competencias”, destacó.

“Tengo muchos primos que fueron y son deportistas de muy buen nivel, empecé a nadar porque quería tener medallas como mis primos campeones de natación de Morelos”, rememoró.

Compartió que las autoridades mexicanas no lo escogieron directamente para ir a las olimpiadas. “Logré dar la marca A en 100 metros mariposa el año pasado, y con eso tengo el pase automático a las olimpiadas”.

“El verano pasado tuve que trabajar muy duro, como nunca lo he hecho antes, para conseguir la marca”, subrayó.

“Participé en seis competencias de alto nivel durante 16 semanas. Comencé con las olimpiadas de México en abril y terminé con el Nacional de los Estados Unidos en agosto”, dijo.

“Fue un verano muy intenso y con muchos sacrificios, mi rutina sólo era entrenar, competir, comer, dormir, y al siguiente día lo mismo, así como viajar entre México, Canadá y Estados Unidos”, afirmó.

“Hubo momentos que la meta se veía inalcanzable, pero gracias a mis entrenadores y a todas las personas que me apoyaron, pude superar todos los obstáculos en el camino y lograr la meta en la última competencia”, señaló.

“Empecé a nadar a los 15 meses de edad en Cuernavaca por seguridad, porque donde quiera que vayas hay albercas. Luego seguí los pasos de mis primos Moro y Leo porque tenían muchas medallas y yo quería ganar las mías, y mi primera medalla me llegó a los tres años y medio, aseguró.

“Siempre me ha gustado la natación, practiqué basquetball y jugué polo acuático hasta los 14 años. Tuve que dejarlo porque no tenía tiempo para ir a las competencias de natación y de polo al mismo tiempo”.

“Todavía no están muy perfeccionados mis estilos, a diferencia de otros nadadores que se concentran en un solo evento, puedo nadar muy bien 100 y 200 metros libres, 100 y 200 mariposa”.

“Por cierto tengo la marca B olímpica en 100, 200 libres y 200 mariposa. Espero poder nadar 100 y 200 libres, y 100 mariposa en Río”, anotó.

“No sé en otro deporte, pero la natación se califica con tiempo, y un minuto en los Estados Unidos es igual que un minuto en México, indicó quien ha sido campeón y subcampeón universitario en Estados Unidos en los últimos siete años”.

“El año que entré a la universidad éramos ocho nadadores admitidos, y tres de nosotros no somos californianos. Con sólo dos años entrenando en el programa de la universidad, los instructores Dave Durden y Yuri Suguiyama me han hecho un nadador de talla mundial”, apuntó.

“Yo entreno con Nathan Adrián y Natalie Coughlin, y Tom Shields nada a lado mío en las prácticas. Mi sueño es ayudar a todos los niños para que cumplan sus sueños, como lo he hecho yo”, anticipó.

“Para ser sincero, la natación es un deporte que depende del físico, o sea tener el cuerpo de nadador al nacer, y los factores genéticos no se modifican con el entrenamiento. En la competencia del nivel mundial eso cuenta”.

“Cuando empecé a competir por México mi papá se puso muy contento. Se quedaba hasta las madrugadas para verme competir en Barcelona con el uniforme de México en el mundial del 2013”.

“Él quería que yo fuera a las olimpiadas por México, intenté archivar la marca B de 200 mariposa en el 2012, pero no pude debido a un accidente que sufrí el año anterior”.

“Mi papá falleció en el año 2014 por un derrame cerebral. Desde aquel entonces cada vez que entro al agua siento que me observa desde arriba. Voy a cumplir su deseo en Río, estoy seguro que voy a escuchar sus gritos ¡Go Long!, como decía en mis competencias”.

“México significa mucho para mí no sólo porque tengo la sangre en mis venas. México me abrió los brazos en el momento más difícil de mi carrera como nadador”, expresó.

“Tal como lo hizo con mi mamá cuando ella llegó a México muy joven, sin conocer a nadie, ni la cultura, y con muy poco conocimiento del idioma”, dijo.

“Muchos profesores, amigos y sus familias la ayudaron y la cuidaron. Lo mismo hicieron mis amigos nadadores y sus familias conmigo cuando empecé a ir a México a competir”.

“Es la primera vez en la historia de natación mexicana que un nadador va a las olimpiadas con una marca A y tres marca B. En el nivel que estoy competiendo en cualquier parte del mundo, en la pantalla de resultados mi nombre siempre está acompañado con la bandera de México”.

“Dentro y fuera de la comunidad de natación, dentro y fuera de México, la gente me ve como la esperanza de la natación mexicana”, indicó.

“Cuando visité el Centro Educativo Villarreal, en Cuernavaca, después de obtener la marca A, vi estas esperanzas en los ojos de los niños, y cada vez que compito veo esas miradas, y eso me motiva, y por eso quiero dar las mayores satisfacciones a mi país”, finalizó.

También podría gustarte