Sin fecha la unificación de la moneda en Cuba

Por Olga Ojeda Lajud. Enviada

La Habana, 3 Jul (Notimex).- Hace tres años, el presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció un programa para la unificación paulatina de las dos monedas que circulan en la isla desde hace 22 años; sin embargo, todavía no se define la fecha de esta transición.

Desde 1994 los cubanos conviven con las dos monedas: el peso cubano, con el que la mayor parte de la población cobra sus salarios y paga productos y servicios básicos; y el peso convertible o CUC, moneda fuerte y equiparable en valor al euro, utilizada básicamente por los turistas y cubanos que perciben recursos de empresas trasnacionales o que se encuentran en algún sector turístico e internacional.

La idea de dejar una sola moneda surgió como una de las principales medidas previstas para la actualización del modelo económico de Cuba, con el objeto de evitar complicaciones de un sistema monetario doble y para darle un respiro a la economía de la isla y sus habitantes que preferían el dólar estadunidense. Pero la población responsabiliza a este sistema por la pérdida de su poder adquisitivo.

La realidad hoy en día es que el CUC, la moneda que se usa para turistas, está casi fuera del alcance de los cubanos y muy cara para ellos y para los turistas, especialmente latinoamericanos, ya que su paridad es similar a la del euro.

Con un salario promedio de 400 pesos cubanos tradicionales y una paridad de 25 pesos cubanos por un CUC, los residentes de la isla sólo pueden comprar 22 CUC, que equivalen a menos de 25 euros por mes.

Adicionalmente, Cuba puso un impuesto de 10 por ciento sobre el cambio en dólares estadunidenses, por lo que la mayoría de los visitantes llevan euros para que el cambio a CUC sea favorable.

De acuerdo con lo que se anunció en su momento, la unificación se hará de manera gradual (primero en empresas y después para el resto de la población): desaparecerá el CUC y quedará en circulación el peso cubano, pero aún no se ha dado ni la fecha, ni la forma de culminación del proceso, ni cómo quedará la tasa de cambio.

Los especialistas consideran que las mejoras para la vida diaria de la población tardarán más en llegar aun con la apertura que se ha dado hacia los Estados Unidos y aseguran que todo dependerá de cómo se ejecuten las reformas.

Sin embargo, aseguran que no se deben tener muchas esperanzas en que la unificación de la moneda revalúe el tipo de cambio del peso cubano, pues las experiencias internacionales indican que en situaciones de tipos de cambios múltiples la convergencia siempre tiende al tipo de cambio más alto, es decir al más devaluado.

Por tanto, los economistas y especialistas en el teman piden precaución a la hora de abordar la reforma ante el posible riesgo de inflación, la incertidumbre sobre las cuentas bancarias en moneda convertible o cómo solucionará el Estado la previsible eliminación de algunos subsidios a la población.

También podría gustarte