Sherin Khankan la primera mujer en dirigir una mezquita en Dinamarca

Ryad, 30 Ago (Notimex).- La primera mezquita dirigida por una mujer en Dinamarca cumplió cinco meses de operar, en los cuales ha celebrado cinco bodas y prevé cuatro más en el próximo bimestre, reveló su fundadora Sherin Khankan.

Las bodas, una de ellas interreligiosa, se han efectuado con un contrato que establece el derecho de la mujer a divorciarse y que la poligamia no es una opción, además de que si surge violencia, el matrimonio se anula.

Si se llega al divorcio, el hombre y la mujer tienen el mismo derecho a la custodia de los hijos, dijo Khankan quien no porta el característico velo islámico o hijab.

La mezquita de Mariam no es extraña ni única. Forma parte del movimiento global del feminismo islámico que surgió en la década de los 70 del siglo pasado y se expandió en los noventa, precisó en entrevista al sitio saudita de noticias Al Arabiya.

Existen mujeres imamas y teólogas en todo el mundo que buscan interpretar el Corán de acuerdo a nuestros tiempos y nuestra sociedad, con específico acento en los derechos de las mujeres, lo que distingue a la mezquita de Mariam, subraya.

Este templo islámico se distingue de otros por sus prácticas que dan papel protagónico a las mujeres.

La mezquita de Mariam se prepara para enseñar a las mujer sobre cómo dirigir la oración de los viernes, y apenas el pasado 26 de agosto el tradicional llamado a la oración (azan) fue hecho con una voz de mujer, la de Khankan.

En septiembre se impartirán 17 seminarios con temas como la filosofía islámica, feminismo islámico, lengua árabe y jurisprudencia islámica.

Que una mujer encabece la oración de los viernes contribuirá a que llegue la igualdad en el futuro. Y lo mismo que pronuncie el sermón (khutba), pues reta a las estructuras patriarcales dentro de las instituciones religiosas, afirma.

Cuando la mujer dirige la oración y da el sermón, se empodera porque está cambiando la estructura, subraya.

Advierte que no solo las estructuras religiosas del Islam están dominadas por los hombres, sino también las cristianas y las judías, lo que queremos cambiar, afirma.

Queremos cambiar las interpretaciones patriarcales no solo del Corán, sino que deseamos ir a las fuentes y retar a las estructuras dentro de las instituciones religiosas, explica.

Que haya imamas, la rectora de una mezquita a semejanza del imam hombre, no le parece un tema de controversia, ya que es permitido en tres de las cuatro escuelas islámicas sunitas.

Teológicamente hay un sólido y firme piso para la participación femenina, enfatizó.

Además, que las mujeres dirijan la oración puede ayudar a disminuir la creciente islamofobia en Dinamarca y toda Europa, indicó también.

Pronto, el cambio irá más allá de la mezquita, asegura por último.

También podría gustarte