Serbia: 2 rehenes pudieron morir por ataque de EEUU en Libia

BELGRADO, Serbia (AP) — Dos trabajadores de la embajada de Serbia que estaban retenidos desde noviembre podrían haber muerto en el bombardeo de Estados Unidos sobre un campo del grupo extremista Estado Islámico en el oeste de Libia el viernes, dijo el ministro de Exteriores del país el sábado.

Ivica Dacic identificó a los dos fallecidos como Sladjana Stankovic, responsable de comunicaciones, y Jovica Stepic, conductor. Fueron secuestrados en noviembre después de que el convoy en el que viajaban, y en el que iba también el embajador, fue atacado cerca de la ciudad costera de Sabratha.

En una conferencia de prensa en Belgrado, Dacic dijo que Serbia fue informada por funcionarios extranjeros de los decesos, que no han sido confirmados por el gobierno libio.

“Tenemos información, incluyendo fotografías, que muestran de forma clara que esto, muy probablemente, es verdad”, señaló el canciller.

Cazabombarderos estadounidenses F-15E atacaron el viernes un campo de entrenamiento de la milicia radical Estado Islámico en una zona rural de Libia, cerca de la frontera con Túnez. En la operación murieron docenas de personas, entre las que podría estar un mando del grupo considerado el cerebro de los atentados en Túnez el año pasado, según funcionarios estadounidenses y locales.

Serbia sabía dónde estaban los rehenes y estuvo trabajando para su liberación, explicó Dacic, añadiendo que tropas libias estaban estudiando una operación de rescate.

“Creo que estábamos cerca de la solución para liberarlos. Por desgracia, como consecuencia del ataque contra EI en Libia, los dos perdieron sus vidas”, dijo Dacic. “Pediremos una explicación oficial tanto de Libia como de Estados Unidos sobre los datos disponibles y la selección de objetivos”.

Según la información recibida por los servicios de seguridad serbios, el grupo criminal que había pedido un rescate, y que se cree que está vinculado con la milicia radical, tenía retenidos a los funcionarios en el lugar donde estalló la bomba, apuntó.

“Por otro lado, el gobierno estadounidense dijo que era un campo de entrenamiento (de EI)”, dijo Dacic. “Esta es una información que tiene que ser comprobada”.

No concretó la cuantía del rescate exigido por los secuestradores a las familias de las víctimas, aunque dijo que era “imposible pagarla”.

“No estaba entre los intereses de la gente que los retenía el matarlos, porque no tenían otras peticiones que la financiera”, explicó Dacic.

Un grupo armado libio que se hace llamar las Fuerzas Especiales de Disuasión anunció en Facebook que los dos cuerpos fueron entregados en el aeropuerto Matiga de Trípoli. Publicaron imágenes que mostraban dos ataúdes verdes dentro de un coche fúnebre y otra con uno de los féretros en la pista al lado de un avión de pequeño tamaño.

El grupo está del lado del gobierno que, respaldado por milicias, controla la capital, Trípoli. La publicación no apunta cuándo regresarán los cuerpos a Serbia.

___

Los periodistas de AP Jovana Gec, Ashraf Khalil y Maggie Michael contribuyeron a este despacho.