Secretario Tesoro británico descarta presupuesto emergencia

LONDRES (AP) — La primera ministra británica, Theresa May, anunció más nombramientos el jueves, en una reforma del gobierno que incluye figuras destacadas de la corriente euroescéptica en cargos internacionales clave.

También retiró a sus rivales del ejecutivo, destituyendo a la responsable de Educación, Nicky Morgan, y —una salida más significativa— al responsable de Justicia, Michael Gove, con el que compitió por el liderazgo del Partido Conservador.

Gove fue una de las cabezas visibles de la campaña por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea junto con el exalcalde de Londres, Boris Johnson, al que después traicionó al presentarse como candidato a dirigir el partido, un puesto que Johnson codiciaba desde hacía tiempo.

May ganó la batalla para suceder a David Cameron y no tardó en destituir a Gove, a quien muchos conservadores consideran ahora un traidor. Por contra, recompense a Johnson con el puesto de secretario de Exteriores.

Johnson es una elección sorpresiva como nuevo jefe de la diplomacia británica. El exalcalde de Londres fue uno de los líderes de la campaña a favor del Brexit y es conocido a nivel internacional, pero más por su informal excentricidad y sus características declaraciones poco diplomáticas que por su comportamiento de estatista.

En abril sugirió que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, albergaba un “desagrado ancestral” hacia Gran Bretaña porque tiene raíces en Kenia.

Johnson dijo estar “muy emocionado” por formar parte del gobierno. Cuando se le preguntó con quién se disculparía primero, dijo que “los Estados Unidos de América estarán al frente de la fila”.

El nuevo secretario del Tesoro, Philip Hammond, aseguró a un mundo desconcertado por la decisión que Johnson —que tendrá entre sus responsabilidades la supervisión de la agencia de espionaje MI6— será un jugador de equipo.

“El gabinete trabaja de forma colectiva y tenemos una serie de personalidades diferentes y una serie de estilos diferentes y una serie de talentos diferentes”, dijo a la radio de la BBC. “El liderazgo y el tono los marcará la primera ministra”.

Menos conocido que Johnson pero al menos igual de importante para el futuro de Gran Bretaña es David Davis, nombrado como secretario de Estado para la Salida de la Unión Europea. Davis, un veterano legislador que se presentó dos veces a dirigir el partido, es uno de los euroescépticos más acérrimos de la política británica.

También es un rival formidable, como sabe May. Durante años, el libertario Davis ha chocado con May sobre las competencias de las agencias de espionaje británicas. En este momento tiene abierta una demanda contra el gobierno británico en tribunales europeos contra las leyes de vigilancia presentadas cuando May era secretaria de Interior.

Davis ha dicho en el pasado que Gran Bretaña debe adoptar una estrategia “rápida pero medida” en las conversaciones sobre su salida de la UE. Se ha posicionado a favor de invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa —el inicio formal de dos años de negociaciones— a principios de 2017.

Otros líderes de la UE ya han presionado a Londres para que inicie las negociaciones formales y advertido que Gran Bretaña no puede tener acceso al mercado único europeo sin aceptar la libertad de circulación de ciudadanos de la UE, un punto que rechazan de plano muchos británicos partidarios del Brexit.

El portavoz parlamentario de política exterior del partido de la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que muchas de las ideas británicas sobre la nueva relación entre el país y la Unión Europea son “inviables”.

Juergen Hardt afirmó que “el libre acceso al mercado único significa, entre otras cosas, aceptar otras libertades fundamentales como la libre circulación de personas”.

Por su parte, Hammond intentó emitir un mensaje de calma y prometió el jueves que Gran Bretaña no tendrá un presupuesto nacional de emergencia a pesar de las dudas que pesan sobre la economía tras la decisión del país de abandonar la Unión Europea.

El nuevo secretario del Tesoro ofreció tranquilidad a los mercados y a la población en una serie de entrevistas tras asumir su cargo.

“El primer reto es estabilizar la economía, enviar señales de confianza sobre el futuro, los planes que tenemos para el futuro, a los mercados, a los negocios, a los inversores internacionales”, dijo el funcionario a Sky News. “Gran Bretaña está abierta a los negocios. No le estamos dando la espalda al mundo”.

Hammond se reunirá con el director del Banco de Inglaterra, Mark Carney, el jueves para “evaluar dónde estamos”.

Las declaraciones se producen antes de una decisión del Comité de Política Monetaria de la entidad sobre si estimular o no la economía. Carney ya había indicado que se ofrecería algún tipo de estímulo durante el verano mientras sus advertencias previas al referéndum sobre el impacto que tendría el “Brexit” — un juego de palabras en inglés con el que se conoce popularmente la salida de Gran Bretaña de la UE — han empezado a cristalizar.

Una de las opciones incluiría reducir la tasa de interés de referencia del banco desde el 0,5% actual, un record por lo bajo, que entró en vigor en el peor momento de la crisis financiera, en marzo de 2009. Una reducción en este indicador impulsaría el crédito y aumentaría el gasto doméstico, ayudando a neutralizar al menos parte de las repercusiones del “Brexit”.

El banco podría reactivar también un programa por el que inyecta dinero a la economía a través de la compra de bonos del gobierno a instituciones financieras.

Hammond reconoció que las inversiones en el país se han visto afectadas desde que se dio a conocer el resultado de la consulta.

“Ha habido una reacción fría”, dijo a la BBC. “Hemos visto un efecto en los mercados, hemos visto como decisiones de inversión empresarial se pausaron porque los negocios no quieren tomar acciones ahora, queremos que entiendan como seguiremos adelante en nuestra negociación con la Unión Europea, cuáles son nuestras aspiraciones para la futura relación comercial entre Gran Bretaña y la Unión Europea”.

También podría gustarte