El Salvador despliega fuerzas especiales contra pandillas

En esta fotografía del 21 de junio de 2016, un soldado patrulla el vecindario 22 de abril en Soyapango, El Salvador, como parte de medidas de seguridad extraordinarias para desmantelar a las pandillas. El gobierno salvadoreño realizó el SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El gobierno salvadoreño realizó el miércoles el segundo despliegue de las fuerzas especiales del ejército y de la policía para recuperar los territorios asediados por las pandillas en los 16 municipios con más hechos de violencia perpetrados por estas estructuras criminales.

El despliegue de soldados y agentes tiene el objetivo de “llevar seguridad, confianza, certidumbre a cada una de las familias de este municipio”, dijo el vicepresidente de la república, Oscar Ortiz, al encabezar el acto realizado en el municipio de Apopa, a 12 kilómetros al norte de la capital. Recientemente la policía y la Fiscalía General de la Republica desmantelaron en dicho municipio una estructura de la pandilla Barrio 18 que operaba en complicidad con el alcalde, al que capturaron junto a seis policías municipales, funcionarios y pandilleros.

Ortiz, que coordina todos los esfuerzos para combatir a las pandillas —conocidas como maras_, envió un mensaje a estos grupos: “Esta cruzada tiene como propósito desarticular, desarmar, desbaratar, debilitar y sacar de las calles a las estructuras criminales que tanto daño le están haciendo a las familias trabajadoras”.

Por su parte, el director general de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, explicó que este nuevo contingente de las Fuerzas de Intervención y Recuperación Territorial (FIRT) va a operar en los ocho territorios que han identificado como los lugares de mayor incidencia delictiva.

El jefe policial se refirió a los recientes ataques de las pandillas contra los policías y advirtió que: “quien nos ataca lo vamos a perseguir, los estamos persiguiendo… ésa es la constante y ésa va a ser la constante, ha sido y va a seguir siendo, los vamos a perseguir hasta encontrarlos vivos o muertos”.

El gobierno también ha desplegado un contingente de 1.000 soldados y policías de las fuerzas de élite para buscar y desmantelar los grupos de pandillas que han emigrado a las zonas rurales, donde se han enfrentado con las fuerzas del gobierno.

Estas fuerzas especiales, que cuentan con tecnología de vanguardia en comunicaciones, armas, transporte aéreo, marítimo y terrestre, tienen entre sus misiones prioritarias perseguir y capturar a los cabecillas.

Según las autoridades, las maras establecidas en populosos barrios y comunidades integradas por más de 70.000 jóvenes y adultos son las responsables de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. Más de 13.000 pandilleros están presos y sus líderes han sido enviados al penal de máxima seguridad conocido como Zacatraz.

También podría gustarte