Rousseff suma diez horas de alegatos sobre su inocencia

Por Heriberto Araújo. Corresponsal.

Río de Janeiro, 29 Ago (Notimex).- La presidenta suspendida Dilma Rousseff inició hoy su décima hora de defensa en el Senado brasileño, y dijo que urgen nuevos comicios, mientras en Sao Paulo hubo choques con la policía de opositores al presidente interino Michel Temer.

Rousseff, que inició la jornada histórica con un discurso de 45 minutos en el que se emocionó al recordar su pasado como prisionera torturada por la dictadura, negó que haya cometido crimen de responsabilidad en el manejo de las cuentas públicas.

Asimismo, repitió una y otra vez que si más de dos tercios de los 81 senadores votan el miércoles, como está previsto, a favor del “impeachment”, su inhabilitación definitiva será un “golpe de Estado”.

“Este es el segundo juicio al que soy sometida, en el que la democracia tiene asiento junto conmigo en el banco de los reos. La primera vez fui condenada por un tribunal de excepción”, recordó.

De esa época, dijo, “además de las marcas dolorosas de la tortura, quedó un registro y una foto delante de mis jueces en el momento en que los miraba con la cabeza alta, mientras ellos escondían el rostro por miedo de ser reconocidos y juzgados por la historia”.

“Hoy cuatro décadas después no hay prisión ilegal, no hay tortura, mis juzgadores llegaron aquí por el voto, el mismo voto que me llevó a la presidencia”, apuntó.

Por ello, dijo, tengo “el mayor respeto por todos. Pero continúo con la cabeza alta mirando a los ojos de mis jueces. A pesar de las diferencias, sufro de nuevo un sentimiento de injusticia y el recelo de que de nuevo la democracia sea condenada junto conmigo”, agregó.

En su comparecencia, Rousseff estuvo acompañada por exministros, artistas y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Economista de 68 años y conocida por su fuerte temperamento, Rousseff presentó datos, citó artículos de la Constitución y varias leyes para asegurar que no cometió ningún crimen que justifique el fin de su segundo mandato, “obtenido con 54.5 millones de votos”.

“Sólo el pueblo puede arreglar los errores cometidos a lo largo de este proceso”, dijo la mandataria, en relación a la necesidad de celebrar nuevas elecciones.

Está previsto que la sesión de hoy en el Senado termine cerca de las 23:00 locales (02:00 GMT del martes), según fuentes del Senado.

Esta noche, manifestantes en Sao Paulo protestaron en la Avenida Paulista, centro financiero de la mayor ciudad de Brasil, donde interrumpieron el tránsito y desplegaron pancartas contra Temer, a quien parte de la población y políticos consideran un “golpista”.

La policía militar lanzó gas lacrimógeno contra cientos de manifestantes para tratar de dispersar a los protestantes, convocados por dos grupos sociales, que habían levantado una barricada quemando objetos.

Las autoridades llegaron a desplegar a la policía de élite antidisturbios, mientras otras modestas manifestaciones se celebraban la noche de este lunes en otras ciudades como Río de Janeiro y Brasilia.

El juicio político a Rousseff debe terminar esta semana en una votación en la que, según todos los analistas políticos brasileños, más de dos tercios de los 81 senadores votarán a favor de la destitución de la mandataria, lo que de suceder supondría su deposición definitiva.

También podría gustarte