El rol de la muerte, destinos para el Día de Muertos

El día de muertos en México es sinónimo de celebración. Cada estado realiza diferentes actividades para conmemorar esta fecha tan especial.

Aguascalientes
Aguascalientes
Desde 1994, diversas instancias culturales y gubernamentales concentran sus actividades en preparar un programa de vastas expectativas con las que rinde homenaje a las obras del célebre grabadista José Guadalupe Posada, así como al folclor popular sobre la celebración de las fiestas de muertos, llamado ‘Festival de las calaveras’. El festival, que se llevará a cabo del 28 de octubre al 2 de noviembre resalta actividades como el altar viviente, que se trata de una representación de los difuntos llegando a la ofrenda, ‘Ilumínale los pies a los muertos’, consiste en recorrer un cerro con las veladoras encendidas.
Cuetzalan, Puebla
Cuetzalan, Puebla
La fiesta de ? Todos los Santos? y la de los ?Fieles Difuntos? son sin lugar a dudas las más importantes para los grupos indígenas de este municipio. El culto a los muertos se encuentra muy arraigado y conserva una gran cantidad de ritos, que debe inferirse, tienen su origen antes de la conquista. Así, la características principal del festejo a los muertos en este lugar, no es precisamente la postura de la ofrenda, sino la manera en que entierran a sus muertos, al proveerlos con todo lo que necesitan durante su viaje al otro mundo, que durará siete años, después de los cuales se irán en definitiva. En la caja se colocan: siete granos de maíz, siete granos de fríjol, siete tortillas, siete cruces de palma bendita, cera bendecida, agua bendita en un guaje y espinas para que no los molesten los malos espíritus.
Mixquic, Tláhuac
Mixquic, Tláhuac
Está en la delegación Tlahuac, al sureste del Distrito Federal. Se fundó hacia fines del siglo XII en una isla de lo que fuera el antiguo lago de Xochimilco. Su nombre significa “lugar de quien cuida el agua”. En Mixquic, el Día de Muertos ha permanecido fiel a su esencia, dándole gran fama a esta localidad. Entre las tradiciones está el visitar la iglesia, el centro ceremonial más importante desde el siglo XVI, las ofrendas e ir a la ‘alumbrada’ una procesión que se dirige al panteón acompañado de velas.
Oaxaca
Oaxaca
En realidad aquí no se puede hablar del Día de Finados, lo más apropiado sería decir La Semana de los Muertos. Ocho días antes de la fecha tradicional, la central de abastos se pone a reventar con la venta de artículos y condimentos necesarios para la celebración, que serán colocados en los respectivos altares levantados en los hogares, plazas y cementerios. Algunos de los pueblos encienden fogatas en cada esquina de las calles para guiar a las almas por el camino seguro. Desde la calle se hacen caminos con pétalos de cempasúchil, para conducir el alma hasta el altar que se ha hecho en su memoria. En varias poblaciones, los familiares van a los panteones a depositar las ofrendas florales y a comer, como si fuese un día de campo, entre música, cantos y rezos.
Ocotepec, Cuernavaca
Ocotepec, Cuernavaca
El cementerio es precisamente el lugar donde inician los preparativos para la celebración pues, diez días antes del 2 de noviembre, familias enteras comienzan a arreglar sus tumbas, las pintan y las redecoran. Una de las tradiciones en Ocotepec consiste en levantar ofrendas en honor a quienes fallecieron durante el año; a estos altares también se les conoce como ?Ofrendas Nuevas?. La noche del 31 de octubre repican las campanas de la iglesia anunciando la llegada próxima de los niños difuntos; por la mañana del 1 de noviembre se visita el panteón, el cual está adornado con flores de muchos colores, y se oficia una misa en honor a los pequeños. Por la noche también se tocan las campanas, ahora en espera de los difuntos mayores.
Pátzcuaro, Michoacán
Pátzcuaro, Michoacán
Los poblados de la ribera del lago de Pátzcuaro y sus islotes son por excelencia los lugares donde año con año se celebra la fiesta de muertos. Aunque muchos de los sitios varían en cuanto a sus ritos y formas de celebración, usualmente los festejos inician el 31 de octubre con la cacería del pato, con el que se preparan algunos platillos para la ofrenda. Un día después se coloca un altar llamado de “angelitos” para los niños muertos, y el día 2 se realizan las celebraciones para los difuntos adultos.
Riviera Maya
Riviera Maya
En 1992 en el parque de Xcaret se abrió Puente al Paraíso, se trata de un espacio que sorprende al visitante que lo ve por primera vez: ¿Un panteón en un parque? ¿Será de verdad? 365 tumbas de colores brillantes y materiales diversos se agrupan sobre un pequeño cerrito construido con sascab. Los epitafios merecen una mención aparte, algunos conmovedores como el de la madre muerta a la que los hijos recuerdan con las palabras: ‘No hay prisión ni jaula que detengan tu alma Volaste como ave a encontrarte con Dios’. Otros, llenos de humor como este: ‘Entiérrenme dejabo de un barril de pulque, porque sí gotea con suerte y hasta revivo’
Xantolo, Hidalgo
Xantolo, Hidalgo
La festividad de Día de Muertos en Xantolo representa la conjunción, la sagrada reunión entre los vivos y los antepasados, es “hacer un alto en el camino” para que los que murieron tengan la oportunidad de alcanzarlos. En la confección de altares y ofrendas participan todos los miembros de la familia y a los que vienen de lejos se les invita a compartir los chichiliques (ofrendas pintadas de rojo). Se hacen envoltorios o itacates para compartir o intercambiar esto con los compadres, amigos, familiares, vecinos, etcétera.

«
»