Rodeo de bicicletas en Canadá a beneficio de jornaleros mexicanos

Por Isabel Inclán. Enviada

Niágara, Canadá, 29 May (Notimex).— Cientos de trabajadores agrícolas mexicanos acudieron al Rodeo de Bicletas que se realizó hoy en la zona de Niagara on the Lake, cerca de las cataratas que están en la frontera de Canadá y Estados Unidos.

Desde el mediodía de este domingo comenzaron a llegar decenas de jornaleros mexicanos con su gorras y playeras de México, la mayoría con sus bicicletas, a este evento organizado por asociaciones de apoyo a los trabajadores del campo, la Policía Regional de Niágara, grupos artísticos, clubes de rotarios y empresarios locales.

Desde hace varios años la asociación Enlace Community Link, integrada en su mayoría por mujeres mexicanas, realiza diversas actividades para ayudar a los jornaleros mexicanos y llevarlos “un poquito de México”.

En la Centennial Arena de Virgil, colindante con Niagara on the Lake, se instalaron los técnicos canadienses con sus herramientas para dar servicio gratuito a las bicicletas de los trabajadores, cuyas manos cultivan las frutas, vegetales y flores de la región.

El Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT) México-Canadá lleva 42 años de operar en granjas canadienses. En el 2015, vinieron a laborar 21 mil 499 trabajadores mexicanos bajo este programa, lo cual representó un incremento de 8.4 por ciento con respecto a 2014, según cifras oficiales.

La mayoría de los jornaleros son “nominales”, lo que significa que han sido requeridos por su empleador en más de una ocasión.

Por más de cuatro horas los jornaleros provenientes de las granjas de la zona pudieron ver videos educativos sobre cómo protegerse al andar en bicicleta, recibieron luces intermitentes, participaron en sorteos de bicicletas y degustaron de un refrigerio gratuito, así como de espectáculos de artistas mexicanos radicados en Toronto.

José Montealegre, originario del Estado de México, tiene 16 años en el programa PTAT. En esta temporada trabaja en el cultivo de la uva.

“Gracias al programa le he podido dar educación a mis hijas, que ahora tienen 23 y 26 años y están terminando la universidad”, dijo a Notimex.

Explicó que la granja va a cerrar porque el empleador ya no puede atenderla, así que “no sabemos si nos van a trasladar a otra granja o a regresar a México. En parte me quisiera regresar para ver a mi familia. Nosotros somos gente de campo”.

José Luis Ramírez García, originario de San Luis Potosí, trabaja en el cultivo de uvas y forma parte de este programa desde hace 13 años.

“Se priva uno de unas cosas para obtener otras, pero es un buen programa porque me ha ayudado a salirme de mis problemas económicos, mis hijos ya terminaron la universidad y ahora ya son profesionistas”, dijo el trabajador, luego de disfrutar el evento musical.

Los entrevistados agradecieron a las organizaciones, como Enlace, por su labor altruista y ayudarles a arreglar sus bicicletas, que es su medio de transporte.

Algunos señalaron la necesidad de que también se les permitiera conducir un vehículo para grandes distancias.

“Muchos de nosotros manejamos tractor, así que bien podríamos tener una licencia de manejo y conducir un vehículo”, precisó José Luis Ramírez.

Primitivo Báez Rodríguez viene desde hace 17 años desde su natal Puebla a trabajar en las granjas de Niagara on the Lake. Ahora trabaja en el cultivo de uvas.

“Gracias a este programa he podido tener en México un servicio de taxi y a eso me dedico cuando regreso, después de estar una temporada en Canadá”.

Las trabajadoras agrícolas Paulina Luna y Cecilia González laboran en el cultivo de flores desde hace 16 y 13 años respectivamente. Cada una se ganó una bicicleta en el sorteo de este domingo.

“Con lo que gano en Canadá he podido surtir bien mi tienda de ropa que tengo en Nezahualcóyotl”, dijo la trabajadora, quien vino a laborar por cuatro meses.

Agregó que este programa sirve sobre todo “a nosotros que no tenemos estudios, aquí podemos ganar mejor”.

Su amiga Cecilia, quien estará en Niágara por siete meses, dijo que gracias a su trabajo en Canadá ha podido ayudar a su familia.

“Nosotros no teníamos casa y la pudimos construir con lo que he ganado aquí”, señaló la joven trabajadora, quien no tiene hijos y ayuda a sus hermanos.

También podría gustarte