“Rock en tu idioma sinfónico” derrama nostalgia en el Auditorio

México, 25 Ago (Notimex).- Cerca de diez mil nostálgicos “ochenteros” se dieron cita la noche del miércoles en el Auditorio Nacional para presenciar el primer concierto del concepto “Rock en tu idioma sinfónico”.

El concepto, que es idea del músico Sabo Romo, llegó al Coloso de Paseo de la Reforma a un año de su creación para hacerlo de la mejor manera, con un éxito rotundo.

Este es el primero de los dos conciertos que “Rock en tu idioma sinfónico” realizará en el Auditorio Nacional.

Cerca de las 21:00 horas, el show de rock en español inició, pese a que aún el lugar no se había llenado, debido a la lluvia que cayó en la ciudad.

Fue precisamente Sabo quien apareció en el escenario junto con sus inseparables amigos, los músicos Chiquis Amaro, Gasu, de Amantes de Lola, y Arturo Ybarra, para agradecer la presencia de “la banda ochentera”.

“Es un honor estar parado en este escenario, pero lo más chingón es que ustedes estén aquí”, les dijo, para inmediatamente abrir el concierto con el tema “Viento”.

Sabo fungió como conductor del concierto y en cada una de las rolas hacía un comentario al respecto y daba pie para presentar a los intérpretes que esta noche se presentaron para complacer a la multitud que llegó dispuesta a cantar, bailar, gritar y recordar cada una de las canciones del repertorio que esta noche ofrecieron.

El primero en aparecer fue Leoncio Lara “Bon”, de Los Enemigos del Silencio, y junto con Sabo cantaron “Parecemos monitos” y “sólo para ir calentando motores”.

El exguitarrista de Caifanes invitó después a Kazz, quien con su peculiar estilo de voz le dio su toque personal al tema “Creo que”, llevándose la primera ovación de la noche, pues ya en ese momento el Auditorio Nacional lucía repleto.

La emoción ochentera comenzó a subir de temperatura, cuando Sabo presentó a los integrantes de Neón, Sergio Santacruz y Humberto Calderón, para que se aventaran la rola “No hay nada eterno”.

Y le tocó a Piro Pendas, de Ritmo Peligroso, poner a la banda a bailar y a cantar con “Déjala tranquila”, dejando el escenario bien prendido, para el siguiente invitado.

“En esa época apareció una rola medio tocada, cantada por un grupo con un nombre muy raro, los dejo con Marciano Cantero, de óEnanitos verdes!”, dijo Sabo, en el momento que el auditorio estalló en gritos y aplausos.

El intérprete argentino ofreció “Te ve en un tren” y la pieza fue coreada por toda la sala y ahí se dio un gran duelo de guitarras, entre Marciano, Sabo y Arturo Ybarra.

Ya con el ambiente a todo lo que daba, la feria ochentera se desató en serio cuando apareció Leonardo de Lozanne para cantar “Microbito”.

“Lo que estamos haciendo es un ejercicio como de repaso de las rolas que hace 30 años nos salían bien “culeis”, y en ese entonces apareció un grupo que se llamó Rostros Ocultos, en donde se encontraban Arturo Ybarra y Agustín “Cala”, a quien dejo en el escenario para que les cante “El último adiós”.

Al término de este tema, la enorme tela negra que estaba atrás de los músicos cayó y apareció una de color blanco, para que la gente comenzara a escuchar cómo la Orquesta de Camerata Metropolitana, dirigida por el maestro Felipe Pérez Santiago, y el coro Euterpe afinaban sus instrumentos.

Enseguida las notas de “Mátenme porque me muero” invadieron la sala, y obviamente los aplausos y los gritos de los rockanroleros no se hicieron esperar.

Así comenzó la segunda parte del concierto, ahora sí con la sinfónica ahí presente y “Bon” regresó para cantar “Voy a buscar” y la gente le hizo segunda con los coros de “óEeeooo!”.

También Kazz volvió a escena para cantar acompañado de los 25 músicos el tema “Beber de tu sangre”.

Sabo, ya sin saco y con la camisa de fuera y remangada, dijo a la concurrencia que a falta de Miguel Mateos, “que por problemas de la edad y la próstata no pudo venir”, le pidió a los músicos de Neón que interpretaran el éxito “Es tan fácil”, sin duda la rola más coreada de la noche que se escuchó increíble con la sinfónica.

Luego, los mismos músicos de Neón, complacieron con el tema de La Unión “Juegos de amor”, de quien Sabo comentó fue hecha en honor a unas monjas.

Piro puso el toque tropicalón con “Marielito”, y Marciano regresó para interpretar “La muralla”, cerrando la tanda Leo de Lozanne con “Diablo”, y “Cala” con “Kumbala”.

Luego Cala interpretó “El final”, y Sabo dijo que “A casi un año de haber creado este concepto, el Auditorio Nacional nos abrió las puertas, estamos felices y muy agradecidos con mucha gente que ha hecho posible este sueño”.

Para cerrar con broche de oro, Sabo invitó a todos los cantantes a interpretar juntos el tema “El temblor”, como homenaje a Gustavo Cerati, con lo que concluyó una gran noche de puro rock en tu idioma.

También podría gustarte