Rescate de narcotraficante en el centro de Río causa indignación

Río de Janeiro, 20 Jun (Notimex).- El “rescate” de un narcotraficante protagonizado por criminales que entraron armados en un hospital público del centro de Río de Janeiro causó estupor e indignación en una ciudad que inaugura los Juegos Olímpicos en un mes y medio.

Un grupo de 25 hombres atacaron la víspera el Hospital Municipal Souza Aguiar, situado cerca del centro de Río, con bombas caseras y armas automáticas para rescatar al narcotraficante Nícolas Labre Pereira de Jesús, conocido como “Fat Family”, quien fue detenido el día 13 y estaba en el nosocomio por heridas en la cabeza.

Un vigilante del hospital murió, un enfermero resultó herido grave y un policía militar que custodiaba al traficante resultó también herido y tuvo que ser operado.

Este caso revela la fragilidad de la seguridad pública en Río de Janeiro a menos de 50 días para las Olimpiadas, como consecuencia entre otros factores de la falta de recursos económicos para incrementar el número de fuerzas de seguridad en las calles.

Asimismo, grabaciones telefónicas reveladas por la prensa indicaron que uno de los policías movilizado en el hospital pidió refuerzos para combatir a los criminales, pero le fueron negados, ante la sospecha de que quizá algún policía participó en la operación de liberación del traficante.

La policía civil está tratando de reconstruir lo ocurrido en el hospital público, que causó alarma entre los pacientes y el personal, con el objetivo de detener a los criminales.

La policía militar, objeto de críticas por su actuación en este caso, admitió que tenía informaciones de una inminente operación para liberar a “Fat Family”, pero se descartaron mayores medidas ante la falta de concreción de las denuncias.

“La vigilancia fue reforzada. Era una información genérica que no daba detalles, como tantas otras que recibimos todos los días”, explicó el coronel Luiz Henrique Pires.

La seguridad pública es una de las principales preocupaciones para los Juegos Olímpicos, en momentos en que las estadísticas oficiales muestran que en los últimos meses aumentaron notablemente crímenes como homicidios, robos y asaltos.

Datos del Instituto de Seguridad Pública de Río de Janeiro indican que hubo mil 715 homicidios entre enero y abril de 2016, un 15.4 por ciento más que en el mismo período de 2015.

Los atracos en autobuses –no es infrecuente que asaltantes entren de noche en autobuses públicos y roben a todos los pasajeros- crecieron un 43.4 por ciento en los primeros cuatro meses del año, así como un 17.3 por ciento el robo a transeúntes.

También podría gustarte