Festival del reciclaje llega este fin de semana a la Ciudad de México

Esta es la edición número 8 del Eco Fest en CDMX

Para fortalecer en México la cultura del reciclaje, este fin de semana se llevará a cabo el Eco Fest 2017, evento que se realiza en la Ciudad de México desde hace ocho años y que además busca difundir información sobre compras verdes.

Eduardo Bustamante, Director general de Bio Box, empresa 100% mexicana, destaca que en este país se viene dando un cambio en la forma de cuidar el entorno, con mayor responsabilidad y con una nueva manera de ver las cosas donde el reciclaje es parte fundamental.

“Al reciclar no solo cambias tu manera de vida, sino la forma en la que se desarrolla tu entorno y si a cambio de eso recibes puntos para intercambiar por entradas al cine, comprarte un café o acumularlos para irte de viaje, es fabuloso”.

Las máquinas Bio Box reciben latas de aluminio y envases de PET, están equipadas con tecnología de punta y con una pantalla táctil dónde puedes decidir entre donar o canjear por puntos PayBack y se crea conciencia al transmitir cápsulas informativas sobre el cuidado del medio ambiente; además esta forma de acopio reduce tiempo y costo de recolección.

El Eco Fest 2017 espera la asistencia de 150 mil personas en el corredor de la Avenida Alvaro Obregón y superará los 250 exponentes con productos como panadería y repostería orgánica, moda experimental con materiales reciclados, chocolate orgánico, pañales ecológicos, mobiliario artesanal, artículos para el hogar, jardinería y bebidas, entre muchos más.

La entrada es libre y las actividades son gratuitas.

Bio Box es un proyecto donde la conciencia ambiental, la responsabilidad social, el fomento a talentos nacionales, la tecnología y las estrategias de comunicación convergen.

Las máquinas Bio Box son de diseño 100% mexicano, y su función primordial es la recolección de plástico y aluminio por medio de un programa de recompensas al usuario que fomente su uso.

Simplemente con depositar los envases de plástico y/o aluminio la máquina se encarga de comprimirlos y mandarlos a reciclar, haciendo de ese proceso algo práctico, sencillo y, sobre todo, una acción que premia tu conciencia social y ecológica.