Púgil cancunense quiere medalla olímpica antes de hacerse profesional

Cancún, Q.Roo, 10 de julio (Notimex).- El bicampeón panamericano Joselito Velázquez Altamirano quiere cerrar su ciclo como boxeador amateur con una medalla olímpica y qué mejor que fuera de oro, aseguró hoy en conferencia de prensa realizada en esta ciudad.

“Literal, sería cerrar con broche de oro una carrera para empezar otra en el profesionalismo”, afirmó y consideró que nada se compara con ser campeón olímpico, lo cual sabe porque ha platicado con Ricardo Delgado, uno de los dos boxeadores mexicanos que se ha colgado el oro olímpico, junto con Antonio Roldán, ambos en México 68.

“Puedes ser campeón del mundo, te ganan y eres entonces ex campeón, pero una medalla de oro nadie te la quita y voy por ella”, aseveró.

En el evento, el pugilista mexicano dijo que aprovechará el ritmo de actividad de actividad que trae, pese a que este lo llevó a conseguir su clasificación a los Juegos Olímpicos Río 2016 hasta la última oportunidad, hace unos días, en el torneo celebrado en la provincia de Vargas, Venezuela.

“Por algo pasan las cosas, vengo de un ritmo de pelear ante tres fuertes rivales en Bakú (Azerbaiyán), otros tres en Venezuela, en un escenario bastante parecido al de Brasil, como lo es Venezuela, y eso me da una mayor seguridad, sobre todo tras el desgaste mental de saber que no tenía mi clasificación”, declaró.

Sostuvo que está muy contento por tener su lugar en el equipo mexicano de box olímpico y que conseguirlo fue uno de los momentos más felices de su carrera por todos los antecedentes.

“Venía de una lesión fuerte, de que perdí ante un local en Bakú y que en Venezuela también enfrentaría al de casa, todo eso me puso a pensar incluso en el retiro, pero ya gané y ahora a pensar en Río”, aseveró.

Reconoció que por momentos pensó que su carrera estaba terminada por la lesión, que no completaría el ciclo olímpico, que incluso ya no participaría en la última eliminatoria, que iría a Cancún con su familia, pero que estando en Rusia, antes regresar a México, reflexionó y eso cambió las cosas.

“Iba en el taxi en Moscú, dije, son nueve días más, no pasa nada si no voy a casa de mis papás. Entonces me puse mis cosas de entrenamiento y me puse a correr”, recordó.

En rueda de prensa que ofreció en las oficinas del Instituto Municipal del Deporte que se localizan en el Gimnasio Kuchil Baxal, explicó que el sábado, de regreso de Venezuela, le dijeron que tendría libre el domingo.

Al enterarse de la noticia, llegó a la capital del país, cambió de equipaje para tomar otro vuelo a Cancún y estar con su padre Aníbal Velázquez y su mamá, Eugenia Altamirano.

En la charla, dijo que la clave para tener una buena participación en el torneo olímpico está en la preparación que tenga, que por eso se concentrará este lunes en la Ciudad de México para posteriormente iniciar un campamento de altura en Tlaxcala.

Subrayó que buscará mantener esa fortaleza física y ritmo de pelea que le dieron los torneos de Azerbaiyán y Venezuela, para llegar lo mejor posible a la justa veraniega.

Agregó que está consciente y sabe que ganando dos peleas se mete en zona de medallas y que por eso su meta está en subir a lo más alto del podio, pues aunque le dio gusto ganar el oro en el torneo venezolano, esto no se compara con alcanzar su sueño de obtener la medalla olímpica.

“En lo personal (su meta) es ser siempre el mejor en cada torneo en el que uno participa; yo me preparo siempre para ganar, para ser el mejor. Sé de lo complicado que es meterse en los Juegos Olímpicos, que va lo mejor del mundo a esa justa deportiva, la más importante”, indicó.

Finalmente, dijo que su carrera va por etapas, que en este momento está concentrado en los Juegos Olímpicos y que después escuchará ofertas para incursionar en el boxeo de paga.

También podría gustarte