Puesta en escena reflexiona sobre sentimientos ligados a la muerte

México, 10 Jun (Notimex).- La puesta en escena “Paseo por las estrellas” se estrenará el próximo domingo en la bambudesica dentro del Huerto Roma Verde, y tendrá funciones sábados y domingos hasta el 10 de julio.

Esta obra fue escrita por la dramaturga y docente Silvia Peláez, dirigida por la escultora y pedagoga teatral Alicia Martínez Álvarez; será presentada por el Laboratorio de la Máscara y la Compañía Teatral Nómada e interpretada por el actor Fernando Sakanassi.

“Paseo por las estrellas” es una peculiar obra de teatro donde el reto radica en que Sakanassi interpreta a través de un títere, una máscara y su propio cuerpo a “Pablo” en varias situaciones, mediante su imaginación visualiza a su abuelo en un sillón con lentes y juega con él a buscar estrellas y bautizarlas.

En un escenario circular y con cercanía al público, así como una escenografía que incluye un piano y dos baules, la historia de “Pablo”, un niño inquieto y preguntón, se desarrolla bajo la premisa de las aventuras y aprendizajes que tiene con su abuelo a través del juego y la imaginación y que llevan a un final conmovedor.

El ambiente de la historia se ve acompañado y guiado con luces dirigidas que van creando magia, más los acordes musicales en un pequeño piano inspiran a la reflexión acerca de la relación paternal y amistad que puede tener un abuelo con su nieto.

Esta propuesta está dirigida a corazones de seis a 90 años, que a través de la imaginación y el juego maneja el tema de la muerte relacionada con los sentimientos que ésta puede provocar en los niños y cómo un pequeño con su inocencia expresa su duelo al jugar e imaginar que su abuelo se fue a las estrellas.

Una obra que estremece a cualquiera, pues hace pensar en los abuelos y en su desarrollo, el actor y el personaje tienen interacción con el público, ayudando al personaje para que en un viaje por el cosmos llegue donde está su abuelo y le entregué sus zapatos que olvido en la tierra, para finalmente decirle: “Te amo abuelo, hasta luego”.

En conferencia de prensa, la autora Silvia Peláez comentó que dicha obra se encuentra inspirada y dedicada a su padre como niño y abuelo, al recordar que su relación estuvo marcada por jugar con él a ver las estrellas.

La historia se relaciona con el tiempo y la posibilidad de la lejanía cercana: la luz de las estrellas que han muerto la seguimos viendo, por lo cual hace referencia al tiempo que los seres o personas vivieron entre nosotros.

La directora Alicia Martínez Álvarez comentó que el hecho de utilizar una máscara en la obra, produce una transformación, conduce a una dimensión mágica, en la que el actor por interpretar a un niño deja de ser adulto, para ser un niño grande con un espíritu fresco que se transmite a través del antifaz.

Martínez Álvarez añadió que por la experiencia que tiene en el teatro, la máscara le apasiona como herramienta para el actor pero también como objeto que convoca a la magia mediante rituales que en nuestros antepasados fungían para reinterpretar y entender la vida.

Por su parte, el actor Fernando Sakanassi comentó que durante el montaje el trabajo de la máscara fue la que guío la adaptación de la obra, pero también convocó al personaje del niño, y a partir del juego que tiene “Pablo” al ser el abuelo, se fueron dando las características necesarias para interpretar la historia.

Esta historia, añadió, hace alusión al recuerdo, a un viaje de identidad, a un recorrido del héroe que hace el personaje, una aventura de aprendizaje constante que reflexiona sobre lo que él es y lo qué significa la perdida de un ser querido, pues los seres humanos somos a través del otro.

También podría gustarte