Prudente y responsable, la propuesta de presupuesto, asevera Del Mazo

México, 13 Sep (Notimex).- El ajuste al presupuesto para 2017 por 239 mil millones de pesos es prudente, responsable y adecuado, afirmó el diputado afirmó Alfredo del Mazo Maza, quien destacó que el gobierno federal se está apretando el cinturón.

La propuesta presentada por el Ejecutivo federal no pone en riesgo programas sociales ni tampoco detiene las obras de infraestructura que ya están en marcha, resaltó el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

Del Mazo Maza consideró, en cambio, que la petición del sector privado de que se aumente a esa cifra otros 50 mil millones de pesos es muy difícil que se dé, ya que hay prioridades que se deben de atender como los salarios de los maestros y trabajadores al servicio del Estado, así como las pensiones.

Entrevistado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, subrayó que los programas sociales que están en operación no sufrirán ninguna afectación; al contrario, se van a seguir privilegiando.

El diputado emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sostuvo que el ajuste al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2017 “es de gran calado”, para que la administración pueda seguir operando.

Hizo notar que en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública se verá con sumo detenimiento si es necesario o no este cambio, pero de entrada “es muy difícil que se dé otra reducción de alrededor de 50 mil millones de pesos como lo exige el sector empresarial.

La próxima semana los integrantes de esa instancia legislativa se reunirán para definir su programa de trabajo, así como las posibles comparecencias que funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El plazo para aprobar el proyecto de presupuesto es hasta el 15 de noviembre y durante este periodo los diputados verán cómo se aprueba la Ley de Ingresos, el comportamiento del tipo de cambio y del precio del barril de petróleo; “las decisiones que vayamos a tomar tendrán como base estas variables financieras”.

También se tendrán que ver los proyectos y programas que apoyarán el próximo año; por ello “habrá que revisar de manera exhaustiva los proyectos que se van a tener en 2017, así como las necesidades de los programas sociales”.

El legislador del Revolucionario Institucional confirmó que la comparecencia del secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, ante el pleno de la Cámara de Diputados será el jueves 22 de septiembre.

“Es un recorte responsable y va acorde al entorno económico que se vive a nivel mundial y que esto nos lleva a que nuestro país tome una serie de medidas para tener finanzas públicas sólidas, que empiece una trayectoria decreciente en la proporción de la deuda en nuestro país y que tengamos por primera vez este superávit primario”, dijo.

Eso quiere decir que por primera vez se tendrían más ingresos que egresos, antes de pagar el costo financiero de la deuda; por eso se busca este superávit, explicó.

Alfredo del Mazo comentó que en cuanto al tema del ajuste planteado y que abarca prácticamente a todas las dependencias federales, se ve que el que se está ajustando el cinturón hoy en día es el gobierno federal, con lo cual es responsable con el entorno económico y con lo que se demanda en esta situación.

En cada una de estas decisiones hay programas que se están cuidando y se privilegian; “quisiera mencionar el caso de los beneficiarios de programas sociales que hoy en día ya tienen algún beneficio no van a dejar de recibirlo, que van a continuar recibiendo estos apoyos en el caso de programas sociales”.

Para estados y municipios hay un incremento en las participaciones de 5.3 por ciento; es decir, recibirán un incremento en cuanto a sus participaciones.

“Ahora nos toca analizar este paquete que llega y empezar a discutirlo al interior de la comisión y al interior de la Cámara”, agregó el priista.

En el caso del superávit, externó, lo que da esta medida es que se empieza con una trayectoria descendiente del crecimiento de la deuda; eso quiere decir que si en 2016 se pensaba cerrar con una deuda de 50.5 por ciento del PIB, para el próximo año plantean que cierre en 50.2 por ciento.

Estas medidas mandan una señal positiva, de responsabilidad hacia los mercados y las calificadoras, además de mostrar las medidas razonables y prudentes que está tomando el gobierno federal.

En la Comisión de Presupuesto analizarán el Presupuesto de Egresos de la Federación y, si fueran necesarios, cómo podemos hacer algunos ajustes, pero privilegiando sobre todo los programas prioritarios y de mayor impacto en la ciudadanía, que estén cubiertos y atendidos.