Protestan en Argentina contra “tarifazo” de Macri

Por Cecilia González. Corresponsal

Buenos Aires, 14 Jul (Notimex).- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sufrió hoy la primera gran protesta nacional y masiva en contra de su gobierno con un “cacerolazo”, provocado por el abrupto incremento de tarifas de los servicios públicos.

“No al tarifazo”, fue el principal lema de las manifestaciones multitudinarias realizadas en las principales ciudades del país, para repudiar los incrementos que van del 300 al 500 por ciento en agua, luz y gas.

Pese al frío y a la lluvia que cubrieron esta noche Buenos Aires, miles de personas colmaron el Obelisco, el Congreso y la residencia presidencial donde vive Macri e hicieron sonar ollas, sartenes y cucharones para demandar la renuncia del ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Las plazas y esquinas principales de los barrios de la ciudad también fueron punto de encuentro de los manifestantes, mientras que otros ciudadanos optaron por “cacerolear” desde sus ventanas o haciendo sonar el claxon de sus autos, lo que permitió que el ruido fuera generalizado en la ciudad.

El “tarifazo” decretado por Macri en abril pasado se convirtió en un serio dolor de cabeza para el presidente en sus primeros seis meses de gobierno, ya que miles de usuarios interpusieron demandas y lograron frenos judiciales a las alzas.

“Yo pagaba 300 pesos de gas y ahora me llegó de dos mil pesos, que me diga el gobierno cómo lo voy a pagar, es imposible, y eso que no nos ha llegado la luz y el agua, no nos alcanza”, contó José Luis Sala, un abogado de 34 años, mientras golpeaba dos tapas de cacerolas.

Los testimonios se repetían con cualquier persona con la que se hablara: “pagaba 150 de gas y me llegó de mil”, “soy jubilada pero no tengo derecho a tarifa social porque el departamento no está a mi nombre”, “voy a cerrar mi negocio porque no puedo pagar los servicios”.

En las protestas participaron partidos de izquierda y kirchneristas, pero destacaron los ciudadanos sin militancia orgánica que exigen la derogación del “tarifazo” que es insostenible en un contexto de alta inflación y escasos aumentos salariales.

Los “cacerolazos” son una expresión popular temida por los políticos en Argentina, porque rememoran las protestas que terminaron en diciembre de 2001 con el gobierno de Fernando de la Rúa.

Durante el kirchnerismo estas manifestaciones fueron protagonizadas por la oposición, así que muchos simpatizantes de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner evitaron esta noche las cacerolas y llevaron silbatos o se limitaron a aplaudir.

Otros manifestantes aclaraban que no eran kirchneristas, pero que no podían aceptar pasivamente los aumentos estratosféricos impuestos por el gobierno.

Creativos, los ciudadanos llevaron pancartas hechas a mano con mensajes como “Nos quieren ver pobres y sometidos”, “Acá se respira lucha”, “Macri, vergüenza nacional”, “El tarifazo es un crimen de lesa humanidad”, “Si vos cortás la luz, nosotros te prendemos todo”.

Los más radicales pedían “Macri, renuncia” o “que se vayan todos”, lema que identificó la grave crisis económica, política y social que este país padeció en 2001.

También podría gustarte