Promoción de salud y participación ciudadana evitan consumo de drogas

México, 17 Ago (Notimex).- El uso saludable del tiempo libre, la promoción de la salud y el fomento de la participación ciudadana evitan el consumo de drogas entre los jóvenes, uno de los problemas psicosociales más significativos que enfrenta ese grupo en México.

La directora general de los Centros de Integración Juvenil (CIJ), Carmen Fernández Cáceres, subrayó la importancia de generar conciencia en los jóvenes de entre 12 y 17 años de edad de que “hay muchas cosas que pueden divertirles” antes del consumo del alcohol, el cigarro, la mariguana, la cocaína y otro tipo de drogas.

Dio a conocer que en algunas de las 117 Unidades Operativas de los centros se ha detectado cada vez más la ingesta de alcohol en niños de quinto y sexto de primaria.

Mientras que entre los que son un poco mayores, es decir de nivel secundaria y bachillerato, se percibe la mezcla de alcohol con tabaco o mariguana.

En rueda de prensa mencionó que los CIJ atienden a 100 mil personas al año, de las que 50 por ciento son familiares, y se ofrecen servicios de prevención a 9.5 millones.

Mencionó que el tratamiento normal es de tres meses, ya sea en internamiento o externo, que se puede prolongar hasta nueve meses, y aseguró que de incrementarse la demanda los CIJ tienen capacidad de dar servicio hasta al doble de los jóvenes que atiende actualmente.

De acuerdo con la especialista la mayoría de las personas que son atendidas en esos lugares tienen adicciones “policonsumo”, que es cuando ingieren alcohol y lo mezclan con tabaco y mariguana o con los dos.

Señaló que en la zona noroccidental del país se atiende principalmente a pacientes con adicciones al cristal y a la mariguana, y en la frontera norte -principalmente Ciudad Juárez, Chihuahua- a la heroína.

En el Golfo la población es más adicta al crack y en el centro a los inhalables, aunque en todo el país es generalizado el consumo de alcohol, mariguana y tabaco.

Explicó que con base en investigaciones científicas y datos epidemiológicos en los CIJ se ofrecen programas de atención para las y los jóvenes, en los que se convierten en actores principales.

De manera adicional la prevención es “prioridad”, la que se promueve mediante una estrategia “de joven a joven”.

Mediante ese mecanismo se les capacita para difundir prácticas de vida saludable y alternativas proactivas en su entorno inmediato, y a través de las redes sociales virtuales.

Con ese programa cada año reciben capacitación más de cinco mil jóvenes para desarrollar acciones preventivas con otros dos millones 600 mil jóvenes, con base en actividades lúdico-recreativas, culturales, deportivas y educativas.

También podría gustarte