Primer trasplante de riñón en menor cumple 10 años en Puebla

Puebla, 7 Jun (Notimex).- El 6 de junio de 2006 se hizo el primer trasplante de riñón en beneficio de un infante en el Hospital General Regional número 36 “San Alejandro” del IMSS, informó Roberto Salinas González, coordinador del programa de trasplante renal en dicho nosocomio.

En entrevista, el neurólogo pediatra relató que los trasplantes en Puebla ya se habían practicado pero en la Unidad de Medicina de Alta Especialidad (UMAE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) “San José”, y sólo se beneficiaba a los adultos.

Añadió que por esto en la unidad de “San Alejandro” crearon el programa de trasplantes para niños.

Hace 10 años, el primer beneficiado de un donador vivo fue un menor al que se transplantó un riñón que le dio su mamá, mientras que una joven de 16 años, originaria de esta capital, se benefició con el primer trasplante de riñón de donante cadavérico.

“Nuestro programa de trasplante es en un 85 por ciento de donador vivo relacionado, y el resto es por donación cadavérica”, precisó tras apuntar que se continua trabajando para incentivar la cultura de donación de órganos.

Agregó que se requiere principalmente de donante cadavérico porque de una sóla persona se pueden beneficiar hasta seis o más en lista de espera.

Antes, una vez que el nosocomio obtuvo las licencias por parte de las autoridades federales para el trasplante de órganos, se inició con trasplante renal de donador vivo relacionado, es decir, que el donador es un familiar directo y genéticamente ligado.

Sin embargo, destacó que hay infantes que no cuentan con un donador vivo por diversas razones, por ejemplo que los papás ya no viven, o están demasiado enfermos o de edad avanzada, así como tienen diabetes, hipertensión, u otros padecimientos que impiden donar su órgano para sus hijos.

Por lo anterior, se inició con la solicitud para que el nosocomio obtuviera la licencia para la procuración de órganos, y fue así como comenzaron a realizar los trasplantes para beneficiar a los infantes.

Salinas González precisó que con este programa se han realizado 117 trasplantes de riñón en infantes, de los cuales 20 han sido de parte de cadáveres, registrando el mayor repunte desde abril a la fecha de este 2016.

“Hace 10 años en San Alejandro había en lista de espera entre 30 y 40 niños, hoy hay cerca de 26 en espera de un riñón”, resaltó.

Anotó que para beneficiar a un niño con deficiencia renal, el donante puede ser un adulto o un niño, mientras que para un adulto con deficiencia renal el donante no puede ser un niño vivo, tiene que ser de un adulto.

Roberto Salinas agregó que para seleccionar un paciente de la lista de espera se siguen varios criterios, como la compatibilidad entre el órgano del donador y beneficiario, que el más antiguo en la lista de espera tiene la prioridad.

Otro más es la compatibilidad de grupo sanguíneo, así como la urgencia que corre un paciente de insuficiencia renal por recibir un órgano, principalmente porque su vida esté en alto riesgo.

La deficiencia renal en niños se da por varias causas, algunas son por enfermedades neomédulares, que son padecimiento que se presentan en su infancia y que se desarrollan hasta desencadenar en una deficiencia renal, también se da por causas hereditarias y congénitas.

Mientras que en los adultos –explicó el especialista- se da, por la hipertensión arterial y diabetes.

Precisó que tanto a niños como adultos, para mantenerlos con una calidad de vida, se someten a diálisis, la cual puede ser en dos modalidades.

“A 10 años de poner en marcha este programa podemos decir que contamos con un programa exitoso, que por lo menos al 80 por ciento de los pacientes trasplantados les ha ido muy bien, y que estamos en el rango a nivel nacional e internacional”, subrayó.