Presentan “Odioso caballo” en la VII Feria del Libro Independiente

* El acto sirvió para rendir homenaje al poeta mexicano de largo aliento Francisco Hernández

México, 22 May (Notimex).- Con la presentación de su libro “Odioso caballo”, una fiesta a la que fueron invitados autores y promotores culturales como Guillermo Zapata, Hernán Bravo Varela, Santiago Hernández, Eduardo Lizalde y Vicente Quirarte, la noche de ayer fue celebrada la vida y obra del poeta Francisco Hernández (San Andrés Tuxtla, 1946).

Lo anterior, en el marco de la VII Feria del Libro Independiente que del 7 de mayo al 6 de junio tiene lugar en la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (FCE), encuentro que en esta ocasión cuenta con 75 editoriales mexicanas, la casa Mansalva de Argentina y el poeta colombiano William Ospina como invitados especiales.

En el acto se mencionó que cada libro de ese autor lo confirma como el habitante de un mundo singular, de misterios sucesivos y pleno de lirismo.

Presenta un caballo que nos conduce a la muerte, ciudades que encarnan la decadencia de la civilización, la unión alquímica en el taller de un artista y los encuentros en un ámbito distinto de la realidad.

En “Odioso caballo”, se subrayó, hay poemas que se ocultan dentro de las vidas ajenas, historias cuya lírica se revela en palabras y biografías que se resumen en un verso.

Poesía que sabe echar raíces en la sensibilidad y en la memoria, la de Hernández descubre en cada cosa, en cada instante, la mirada que une lo disímil, la vida que rodea los misterios.

La obra de este autor se compone de más de 20 libros de poesía, entre los que sobresalen “Gritar es cosa de mudos”, “Mar de fondo”, “Moneda de tres caras”, “Mascarón de prosa”, “Las gastadas palabras de siempre”, “Imán para fantasmas”, y “Una forma escondida tras la puerta”, así como “La isla de las breves ausencias” y “Población de la máscara”.

Igualmente “Mal de graves” y “Diario sin fechas de Charles B. Waite”, y bajo el pseudónimo de Mardonio Sinta, reunió sus coplas en el volumen “¿Quién me quita lo cantado?”.

Por su trabajo ha recibido los premios de Poesía Aguascalientes 1982, Xavier Villaurrutia 1994, Internacional de Poesía Jaime Sabines 2005 y el Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde 2008.

Su trabajo también le ha granjeado el Premio Mazatlán de Literatura 2010 y el Nacional de Ciencias y Artes en el campo de Lingüística y Literatura 2012.

Amigos, familiares y público en general dejaron ver su pensamiento en torno a este poeta de largo aliento, uno bardo fuerte y vigoroso del que todavía se esperan muchos poemarios más.

También podría gustarte