Presentan en Bogotá libro con 250 grabados del artista Antonio Samudio

Bogotá, 22 Jun (Notimex).- El Museo Nacional de Colombia, presenta hoy la obra en español e inglés “Los grabados de Antonio Samudio”, en donde se encuentran impresos 250 pinturas del artista, con textos de los escritores Juan Manuel Roca y Santiago Mutis.

Es una publicación de Ediciones Jaime Vargas, con la dirección artística de Patricia Samudio, hija del maestro colombiano, la cual cuenta en la página 224, un documento redactado por Álvaro Mutis en 1969.

Samudio, considerado por muchos especialistas “como un grande del arte colombiano que en silencio ha logrado consolidarse como referente imprescindible de la plástica nacional, continúa fiel a su actitud inmodificable de discreción y lejanía del mundo de los aplausos y los elogios, aunque todos se los merezca”.

Para el director del Museo Nacional, Daniel Castro, “cualquier publicación que quede como registro del trabajo de un artista, de un momento especial del arte es un acto de memoria, una plataforma complementaria de la obra como gesto de recordación”.

Dijo que tener “este registro debidamente catalogado de un conjunto de la valiosa producción del maestro Samudio es conveniente para contribuir a la historia del arte y presentarla, transmitirla, a las generaciones futuras”.

Para el poeta Juan Manuel Roca, la obra de Antonio Samudio “nace de manera lúcida y profunda de la vida que ha experimentado su autor, como quien dice que teniendo un cuño auto-biográfico se liga por muchos hilos a la vida colectiva de su país y su cultura, en un tiempo y un espacio específicos”.

“Ahora, si aceptamos la reflexión de Oteiza de que el espacio es visual y el tiempo es verbal, que éste se oye o se cuenta, encontramos que esto coincide como una confirmación en los grabados de Samudio”.

Para Roca “el espacio en (y en su) arte, inmoviliza el tiempo, lo atrapa para que naturalezas muertas, personajes cotidianos, grupos humanos, un Eros burlesco y hasta elementos de orden político, guarden una fijeza en presente y no se adosen al pasado”.

El escritor Santiago Mutis, por su parte sostuvo que Samudio “usa todas las técnicas del grabado, y cuando trabaja en la madera deja que la madera conserve sus vetas, sus noches, su oscuridad, sus estrellas (…) girando en constelaciones”.

“Esas ondas del tiempo que guarda el árbol, como agua celeste, y en donde vimos un día aparecer al hombre, al hombrecito de corbata haciendo fila, salido de la nada y a la nada volviendo; y mientras tanto, con la cara manchada de luna, entra y sale de un convento, de un carnaval, de una casa de lenocinio, de una matanza”, señaló.

Agregó que “nada de esto se ve en los cuadros de Samudio, lo sé, pero me lo imagino, porque el hombre es digno de toda desconfianza. La verdad es que la ciudad de Samudio, su provincia, no se ve. Todos la llevan dentro, como si se hubieran comido al prójimo”.