Premier japonés Abe busca consenso para aplazar subida de IVA

Tokio, 29 May (Notimex).- El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, está tratando de lograr el consenso en los partidos de la coalición gobernante en torno a su propuesta de aplazar el aumento del impuesto sobre el consumo, planeado inicialmente para abril del próximo año.

Durante una reunión celebrada con el ministro de Hacienda, Taro Aso, el secretario general del Partido Liberal Demócrata, Sadakazu Tanigaki, y el secretario jefe del Gabinete Yoshihide Suga, Abe comunicó su intención de posponer el incremento hasta octubre de 2019.

Sin embargo, Aso y Tanigaki se mostraron cautelosos y manifestaron preocupación ante la posibilidad de que el retraso de la medida impositiva perjudique a los planes de ampliación de los programas de bienestar social y de restablecimiento de la salud fiscal de Japón.

Añadieron que si Abe desea aplazar el aumento del impuesto al consumo, necesitarán disolver la Cámara Baja y celebrar elecciones generales de inmediato. Suga mostró su desacuerdo ante esta idea.

Abe, por su parte, expresó su deseo de tomar una decisión final sobre cómo abordar el asunto antes de las elecciones de la Cámara Alta, que tendrán lugar en pocos meses.

El primer ministro, que se ha comprometido a anunciar medidas para el próximo martes para impulsar el crecimiento económico y promover la reforma estructural, también solicitará un presupuesto adicional para financiar medidas de estímulo.

Abe dijo que Japón movilizará “todos los instrumentos de política” – incluyendo la posibilidad de retrasar la subida de impuestos – para evitar lo que llamó una crisis económica a la escala de la crisis financiera mundial que siguió la quiebra de Lehman Brothers en 2008.

Abe ha sostenido durante mucho tiempo que iba a proceder con su plan de elevar la tasa de impuestos al 10 por ciento desde el ocho a menos que Japón enfrentará una crisis de gran magnitud.

La decisión del primer ministro de Japón de posponer el previsto aumento del impuesto al consumo podría afectar a la financiación de la seguridad social.

Para realizar el cambio, que está estipulado por ley, el gobierno necesita aprobar un proyecto de ley para enmendar la legislación aprobada por la Dieta.

Existe preocupación por la posibilidad de que si no se aumenta el IVA tal y como está previsto, esto podría afectar a la estrategia del gobierno de restaurar la salud fiscal.

La deuda del país supera actualmente los nueve billones de dólares. Además se prevé que el déficit del saldo primario básico japonés para este año fiscal sea de unos 136 mil millones de dólares.

El gobierno tiene el objetivo de conseguir un superávit del saldo primario para 2020, reportó el canal de noticias NHK News.

El Ministerio de Hacienda ha estimado que si el IVA se eleva del 8 al 10 por ciento, los ingresos podrían incrementarse en aproximadamente 50 mil 800 millones de dólares al año.

La dependencia planeaba usar estos ingresos adicionales para ampliar algunos de sus programas de bienestar social.

Abe anunciará su intención de retrasar la subida de impuestos para el final de la sesión actual del Parlamento el miércoles, después de reunirse con los dirigentes de Komeito, socio en la coalición del PLD.

A pesar de flexibilización monetaria masiva decretada por el Banco de Japón y otras medidas de estimulo, el crecimiento de Japón se está debilitando; los precios al consumidor y las exportaciones cayeron en abril, y la manufactura se contrajo al ritmo más rápido desde que Abe asumió el cargo en 2012.

También podría gustarte