Práctica agrícola maya podría impulsar cultivo de productos orgánicos

Mérida, 5 Jun (Notimex).- Los antiguos saberes mayas de la milpa pueden ser una herramienta valiosa para el impulso de los cultivos orgánicos que cada vez tienen mayor demanda mundial y son más amigables con el medio ambiente, informó el especialista Bernardo Caamal Itzá.

El investigador de la cultura maya Caamal Itzá, señaló que la milpa ha sido por miles de años uno de los sistemas de cultivo autosustentable más exitosos.

En el marco del taller de agricultura Xok k’íin y la milpa de los mayas-prácticas agroecológicas ante los impactos del cambio climático, dijo que la base de éste es el amplio conocimiento que los mayas lograron a través de la observación de la naturaleza y las cualidades de las plantas.

Explicó que las comunidades mayas siembran y cultivan sus milpas desde tiempos remotos tomando en consideración detalles como son las mejores temporadas solares, y lunares y tienen un amplio conocimiento de los llamados “fotoperiodos”.

Añadió que éstos son las partes del día en los que un ser vivo como las plantas, están expuestos a la luz solar.

Todo ello genera un mejor florecimiento y por ende una mejor y mayor producción de frutas, legumbres y hortalizas, las cuales hasta hoy forman parte vital de la dieta y el sustento de las familias que viven en las comunidades mayas de Yucatán.

Así como de otros puntos de la Península, precisó el especialista.

Igualmente precisó que también existe un amplio conocimiento de la herbolaria, que no sólo se usa para la elaboración de productos medicinales, sino que también es utilizado para combatir las plagas y como fungicidas.

Entre las plantas que más se han empezado a popularizar, se encuentra la conocida como neem (Azadirachta Indica) que es un árbol de rápído crecimiento que puede alcanzar 15 a 20 metros de altura.

Actualmente, las hojas de neem son de las más usadas en el tratamiento de muchos padecimientos como la diabetes, hipertensión, colesterol, y limpia el organismo de impurezas, ayuda con problemas de la piel, y posee cualidades antibacteriales, entre otras, subrayó.

Sin embargo, en las comunidades mayas también ya se usa como una herramienta para controlar las plagas, pues ha demostrado ser eficiente en el combate de la llamada “mosca blanca” que es una de las principales amenazas al cultivo de frutas y hortalizas.

Esta acción insecticida evita el uso de químicos y pesticidas que pueden contaminar el producto y que no es deseable, cuando lo que se quiere logar es contar con un proceso más orgánico de producción para poder contar con los llamados “productos orgánicos”, añadió.

También existe un gran conocimiento sobre el uso de la cal, la preparación del suelo y la cantidad y variedad de compostas y fertilizantes que pueden usarse o no en determinados cultivos.

Añadió que por ello es importante difundir y preservar este conocimiento para promover una producción de alimentos más amigables con el medio ambiente.

NTX/TAM/JCG/LTS/GVG/CLIMA/NALES/ECO

También podría gustarte